Connect with us

Ultimas Noticias

Un hombre de 75 años fue gravemente herido después de que un oficial lo tirara al suelo.

Mientras docenas de policías marchan por las calles de Buffalo, Nueva York, un hombre de 75 años se acerca a ellos y les pregunta: «¿Qué están haciendo?»

Le grita y la policía le ordena que se salga de la carretera. Un oficial lo empuja contra un hombre que cae de espaldas, golpeándose la cabeza en la acera.

Mientras el hombre yace en el suelo, sangrando y aparentemente inconsciente, los policías continúan. Otro deja de pedir ayuda.

El incidente ocurrió cuando la gente protestó contra el racismo y marchó en apoyo del movimiento Black Lives Matter en la Plaza Niágara de Buffalo el jueves, alrededor de las 8 p.m., cuando entró en vigor el recién introducido toque de queda.

Se produce después de que la muerte de George Floyd en Minneapolis provocara protestas contra la violencia policial en todo el mundo.

Las imágenes del incidente del Búfalo se hicieron rápidamente populares en los medios sociales, provocando indignación.

Los medios locales informaron que la policía de Búfalo dijo inicialmente en una declaración que la persona «fue herida cuando tropezó y cayó».

Pero se inició una investigación sobre los asuntos internos, más tarde el capitán de la policía le dijo a una estación de televisión local, y el alcalde de Buffalo, Byron Brown, anunció que dos policías habían sido suspendidos sin paga.

Brown dijo que el video «le preocupa profundamente».

El anciano no identificado fue transportado a un hospital donde se encuentra «en una condición seria pero estable», dijo el director del distrito de Erie, Mark Poloncarz, el viernes por la mañana.

«Esperemos que se recupere completamente», añadió Poloncarz.

Andrew Cuomo, gobernador del estado de Nueva York, apoyó la suspensión de los oficiales y describió los eventos en los videos como «completamente injustificados y completamente vergonzosos».

La atrocidad accidental reportada por los oficiales de policía de Búfalo esta noche es atroz e inaceptable», dijo John Curr, director del capítulo de Búfalo de la Unión de Libertades Civiles de Nueva York, en una declaración.

Añadió que el incidente debería ser una «llamada de atención» para que los líderes de la ciudad aborden la violencia policial.

Los acontecimientos de Buffalo recuerdan un incidente ocurrido en Niza (Francia) el año pasado en el que una anciana que protestaba pacíficamente se fue sangrando al suelo después de que la policía entrara en la multitud. Dijo que fue empujada por un agente de policía y las imágenes de la escena parecen confirmar su versión. La mujer, que estuvo hospitalizada durante varios días con el cráneo fracturado, se quejó más tarde de violencia.

Ultimas Noticias

Los Estados Unidos no pueden permitirse ignorar el conflicto de Nagorno-Karabaj

El general Philip Breedlove es un general retirado de cuatro estrellas de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y ex comandante de la OTAN en Europa. Actualmente es el presidente destacado de la Iniciativa Frontera Europa del Instituto del Medio Oriente.

Para muchos estadounidenses en la carrera presidencial, puede haber sido fácil perderse, pero en el Cáucaso del Sur, la batalla por la disputada región de Nagorno-Karabakh está en marcha otra vez.

Desde finales de septiembre, Armenia y Azerbaiyán han quedado atrapadas en algunos de los enfrentamientos más mortíferos de los últimos años, en los que han participado formaciones blindadas, soldados, artillería y aviones teledirigidos armados que han matado a cientos de personas.

Muchos estadounidenses tal vez no se den cuenta de que, además de las grandes cosechas de la región, también están en juego los intereses de los Estados Unidos, incluidos los recursos energéticos y la estabilidad del Cáucaso meridional. Los Estados Unidos deben poner más diplomacia para evitar la catástrofe.

En el Cáucaso Sur hay una infraestructura energética y de transporte crítica. Los gasoductos y oleoductos que envían la energía del Caspio a Europa a través de Georgia y Turquía son cruciales para reducir la dependencia de Europa de la energía rusa.

El ferrocarril Bakú-Tbilisi-Kars desempeñó un papel importante en el envío de suministros de la OTAN a Afganistán, y la pérdida o daño de esta infraestructura crítica perjudicaría los intereses de EE.UU.

La reanudación de las hostilidades perjudicaría no sólo a las partes beligerantes que han puesto tropas en los esfuerzos estadounidenses en Afganistán, sino también a Georgia, un aliado cercano de los Estados Unidos, cuya fortuna está profundamente vinculada a la estabilidad de la región.

También podrían darse otros escenarios potencialmente aún más preocupantes. En caso de que el conflicto se intensifique aún más, es probable que esto aliente a Rusia a comprometerse militarmente y puede afectar a toda la región.

Hasta ahora, Rusia, que tiene una gran presencia militar y un acuerdo militar vinculante con Armenia, se ha abstenido de participar directamente en el conflicto, y en su lugar ha pedido en dos ocasiones una cesación del fuego, aunque ambos intentos han fracasado casi inmediatamente.

Turquía ha apoyado a sus parientes étnicos en Azerbaiyán prestando apoyo militar a Bakú y transportando mercenarios sirios a la primera línea.

Por último, el Irán, que tiene frontera con Armenia y Azerbaiyán y alberga a muchos millones de azerbaiyanos étnicos que viven en las provincias septentrionales, también podría ser arrastrado fácilmente a la refriega. La posibilidad de entrar gradualmente en un conflicto entre las tres principales potencias regionales parece más probable de lo que deberíamos aceptar. El riesgo potencial de un conflicto regional más amplio es simplemente demasiado alto.

Occidente reacciona lentamente y sólo se compromete de forma letárgica. Rusia, Francia y los Estados Unidos -todos ellos miembros del Grupo Meńska creado por la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa en 1992 para resolver la controversia de Nagorno-Karabaj- han pedido conjuntamente un alto el fuego.

Sin embargo, los Estados Unidos siguen siendo diplomáticamente independientes de la región, lo que debilita su posición y limita su capacidad de hacer progresos reales en la resolución del conflicto en curso.

El Cáucaso meridional era una de las regiones más inestables de la antigua Unión Soviética y parece que seguirá siéndolo en un futuro próximo. Tres conflictos -Nagorno-Karabaj, Abjasia y Osetia del Sur- estaban latentes, pero los combates recientes demuestran que las tensiones pueden estallar en cualquier momento.

La prevención de una mayor escalada debería ser una de las principales prioridades de la política de los Estados Unidos en el Cáucaso meridional. Apreciamos los esfuerzos del Secretario de Estado Mike Pompeo, que esta semana condujo a la consulta en Washington de los ministros de relaciones exteriores de las partes en conflicto. Este es el comienzo – pero se necesita hacer más.

Durante casi un cuarto de siglo, los Estados Unidos han invertido en la estabilidad del Cáucaso Sur. Apoyó la independencia de Georgia, Armenia y Azerbaiyán y su deseo de integración en las instituciones euroatlánticas. La gran comunidad armenio-estadounidense, los proyectos energéticos regionales y los crecientes lazos políticos de la región con Georgia han desempeñado un papel importante en los esfuerzos de los Estados Unidos por involucrarse allí.

Estos esfuerzos han dado frutos tangibles. El progreso de Georgia hacia los valores occidentales y el fuerte apoyo a la OTAN en Afganistán son testimonio de nuestra inversión. Georgia está lista ahora para facilitar y participar en la resolución de los conflictos en Nagorno-Karabakh.

Los líderes occidentales deben considerar seriamente esta apertura y el valor de una nación regional de confianza que lidere los esfuerzos para resolver el conflicto.

Se necesita una diplomacia activa de los EE.UU. para desescalar el conflicto en el proceso de Mamine y a través de la cooperación con todas las partes involucradas. El enorme apoyo al liderazgo local, como el ofrecido por aliados y socios de confianza como Georgia, podría ser crucial.

 

Continuar lectura

Ultimas Noticias

Al menos 18 muertos, incluidos niños, en un atentado suicida con bomba en la capital afgana

Las autoridades de Afganistán dicen que al menos 18 personas han muerto, incluyendo escolares, en un ataque suicida en las afueras de un centro educativo en la capital, Kabul.

El Ministerio del Interior del país confirmó que más de 57 personas resultaron heridas el sábado tras una explosión en un barrio fuertemente chiíta, según informa Associated Press.

El portavoz del Ministerio del Interior, Tariq Arian, dijo que el atacante intentó entrar en el centro pero fue detenido por los guardias de seguridad. La Agencia France-Presse informó que el agresor disparó entonces explosivos en una calle cercana.

Reuters, citando a Ariana, describió el objetivo del ataque como el centro educativo danés Kawsar-e . El centro ofrece formación y cursos para estudiantes, dice AFP.

En la parte occidental de Kabul, donde tuvo lugar el ataque, hay una gran comunidad chiíta, una minoría en un país que ha sido blanco del Estado islámico en el pasado.

El Estado Islámico reivindicó la responsabilidad del ataque, aunque no aportó ninguna prueba, informó Reuters. Los talibanes negaron la responsabilidad del atentado.

 

El ataque se produjo en medio de la escalada de los combates entre las fuerzas afganas y los talibanes, a pesar de que ambas partes están en conversaciones de paz. Las conversaciones se iniciaron con un acuerdo de paz firmado por los Estados Unidos y los talibanes en febrero, que allanó el camino para la eventual retirada de las fuerzas estadounidenses del país.

Amnistía Internacional informó el viernes que al menos 50 civiles han sido asesinados en la última semana a pesar de las conversaciones de paz en curso.

La Associated Press informó que nueve personas murieron en un ataque separado en el este de Afganistán el sábado, después de que una bomba al lado de la carretera golpeara una camioneta llena de civiles. Una segunda bomba al borde de la carretera mató a dos policías que se dirigían a la acción.

 

Continuar lectura

Ultimas Noticias

La OMS advierte a los hospitales que se enfrentan a la epidemia de COVID-19 en Europa

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido que los hospitales y las unidades de cuidados intensivos están trabajando casi o por encima de sus posibilidades en «demasiados países» mientras la epidemia de coronavirus sigue creciendo en toda Europa.

Se han introducido nuevas restricciones en todo el continente, ya que los países han tratado de hacer frente a una segunda oleada del virus, que está causando un número récord de casos.

En toda Europa, el número de infecciones desde la pandemia ha aumentado en más de 8,2 millones y más de 258.000 personas han muerto a causa del COVID-19.

Francia, que fue el segundo país de Europa occidental en superar el millón de casos notificados, amplió el toque de queda imponiendo a por lo menos 46 millones de habitantes restricciones adicionales que están actualmente en vigor.

Alemania ha alcanzado un sombrío hito, registrando más de 10.000 muertes por el virus, a primera hora del sábado, convirtiéndose en el sexto país europeo en hacerlo.

La República Checa y Bélgica se vieron particularmente afectadas por la segunda ola, que comenzó a engullir el continente en septiembre. Ambos países tienen tasas de incidencia de COVID-19 de 14 días de más de 1.000 casos por cada 100.000 habitantes.

La República Checa registró 15.250 nuevos casos el viernes, el mayor incremento diario de la historia.

También se registraron 126 muertes en una noche, lo que aumenta el número de muertes en el país hasta 1971.

Por temor a que el sistema de salud se viera desbordado, se construyeron hospitales militares de campaña en Praga y sus alrededores.

En el resto de Europa oriental, varios países han introducido nuevas medidas y las cosas están fuera de control.

El presidente polaco Andrzej Duda ha dado positivo para el virus, anunció el gobierno el sábado.

«Hay un aumento exponencial de los casos de COVID-19 en demasiados países, lo que lleva a que los hospitales y unidades de cuidados intensivos estén casi o por encima de su capacidad, y todavía estamos sólo en octubre», dijo el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, DIRECTOR DE LA OMS. El general en una reunión informativa el viernes.

En otras partes del mundo, los Estados Unidos registraron un número diario récord de casos de COVID-19, y el Proyecto de Seguimiento de Covid, citando datos de las autoridades sanitarias estatales locales, informó de 83.010 nuevos casos el viernes.

Se ha introducido un toque de queda en Europa
En muchos países europeos se ha introducido o se está considerando la posibilidad de introducir un toque de queda para tratar de hacer frente al aumento del número de casos.

Francia ha ampliado el toque de queda a otros 38 departamentos en los que las personas deben permanecer en sus casas entre las 21.00 y las 6.00 horas. Nueve áreas metropolitanas ya fueron reducidas la semana pasada.

«Tenemos que hacerlo», dijo Macron, ya que un nuevo récord de 42.032 casos positivos de COVID-19 fue reportado el viernes dentro de las 24 horas, dando un total de 1.041.075 casos confirmados desde que el brote comenzó en marzo.

«Noviembre será difícil», dijo el Primer Ministro Jean Castex el viernes, añadiendo que el gobierno podría tomar medidas más restrictivas.

Cientos de personas se enfrentaron a la policía en Nápoles, ya que la mayoría de los jóvenes protestaron contra la introducción de un toque de queda en la zona.

Además de la región de Nápoles, el toque de queda es válido en Italia en la región del Lacio, en la región de Roma y en Lombardía, en la región de Milán

En las dos ciudades principales de Grecia, Atenas y Salónica, hay un toque de queda desde el sábado.

Y en España, que es el primer país de Europa Occidental que supera el millón de casos, varias regiones han pedido al gobierno central que introduzca un toque de queda.

El deterioro de la situación en Europa del Este
El presidente polaco Andrzej Duda ha dado positivo por coronavirus, dijo el sábado el Secretario de Estado de Asuntos Exteriores. presidencia polaca, ya que Polonia se enfrenta a una pandemia agravada.

«Como era de esperar, el Presidente Andrzej Duda fue examinado ayer por la presencia del coronavirus. La prueba dio positivo. El presidente está bien», escribió Blazej Spychalski en Twitter.

Ante el repentino aumento de los accidentes, toda Polonia se encontraba el sábado en la «zona roja», que hasta ahora sólo afectaba a las grandes ciudades y sus alrededores.

Los restaurantes y las escuelas primarias estarán parcialmente cerrados y los estudiantes de secundaria y universitarios practicarán la educación a distancia. Se prohibirán las celebraciones de bodas y se limitará estrictamente el número de personas en las tiendas, el transporte y las iglesias.

En la vecina Eslovaquia, el toque de queda está vigente desde el sábado hasta el 1 de noviembre.

La suspensión parcial se ha establecido desde el sábado en Eslovenia, donde el Ministro de Relaciones Exteriores Anze Logar dio positivo para el coronavirus.

Continuar lectura

Mejores Noticias