Connect with us

Ultimas Noticias

Miles de niños soldados fueron asesinados en la Guerra de Corea. Los sobrevivientes quieren más reconocimiento

Mientras que muchos americanos llaman a la Guerra de Corea una «guerra olvidada», no hay nada como esto en Corea del Sur 70 años después de la invasión de Corea del Sur.

La guerra duró de 1950 a 1953, pero nunca terminó oficialmente, y las tensiones entre Corea del Norte y del Sur siguen disminuyendo.

Los sobrevivientes de un grupo poco conocido de veteranos dicen que todavía quieren un reconocimiento adecuado. Eran soldados.

El gobierno surcoreano dice que ha incluido más de 30.000 soldados de entre 14 y 17 años en Corea. Los que aún están vivos se acercan a los 90 años.

Uno de ellos es Park Tae-seung, de 87 años de edad, que vive en Yeongju, provincia de Gyeongsang, Corea del Sur. Park tenía 17 años cuando recibió un aviso de reclutamiento en agosto de 1950.

El país estaba a punto de colapsar. Park vivía en una de las últimas zonas que no estaban ocupadas por las tropas norcoreanas, y sintió que no tenía otra opción.

«Así que fui a servir, medio feliz, medio obligado a hacerlo», dice.

Park recibió varios días de entrenamiento y fue enviado al frente como tirador. Dice que comía unas cuantas bolas de arroz cada día, lo que no le daba suficiente energía para soportar 50 libras de armas, municiones y equipo arriba y abajo de las empinadas colinas.

«Los niños soldados no eran físicamente tan fuertes como los mayores», recuerda. Debido a su relativa debilidad, dice, «la batalla conmigo fue más difícil que una batalla con un enemigo».

En agosto, las fuerzas norcoreanas empujaron a las tropas de EE.UU. y Corea del Sur al extremo sudoriental de la península de Corea. Defendiendo el perímetro de 150 millas, los EE.UU. enviaron tropas y suministros a través del puerto de Busan (antes escrito Busan).

Park estaba con las fuerzas de EE.UU., las Naciones Unidas y Corea del Sur en septiembre cuando lucharon con Pyongyang, invadiendo Corea del Norte y capturando su capital, Pyongyang. Park se quedó en la ciudad para trabajar como médico militar, mientras que otras tropas se desplazaron al norte, al río Yalu.

Luego, a finales de octubre, China entró en la guerra en el lado norcoreano y expulsó a las tropas estadounidenses y surcoreanas a través del paralelo 38.

Durante la retirada hacia el sur, los niños soldados se quedaron atrás de los soldados más viejos y rápidos. Cuando el enemigo le pisó los talones, un joven soldado fue alcanzado cerca del Parque.

«Al principio, me pidió que lo llevara y lo salvara», recuerda Park. «Pero cuando empezó a quedarse sin aliento, pareció darse cuenta de que no podía hacerlo. Entonces me pidió que le disparara».

Park dice que cree que nunca mató a un soldado enemigo. Pero sacó los brazos de su camarada de la miseria.

«Creía que así podía aliviar el dolor», dice. «Si no fuéramos tan jóvenes, no tendríamos que hacer este tipo de sacrificios.»

La voz clara y fuerte de Park tiembla al pensar en el recuerdo doloroso y cae en el silencio.

En la década de 1970, Park encontró consuelo en el budismo, rezando diariamente por los niños soldados caídos.

Por un lado, sufre que casi nadie permanece que los recuerde. Casi todos murieron antes de la boda, así que «no tuvieron hijos que les sobrevivieran». Y todos sus padres murieron. Así que pensé que al menos debía consolar sus almas», dice.

Pero también reza por el arrepentimiento. «La mayor razón por la que rezo todos los días es por el compañero que maté», dice.

Aunque su historia es relativamente poco clara, algunos creen que los niños soldados salvaron a la nación del desastre.

Lee Sang Ho, historiador del Instituto de Historia Militar, dependiente del Ministerio de Defensa Nacional de Corea del Sur en Seúl, entrevistó a unos 130 ex soldados jóvenes y escribió un libro sobre ellos.

Señala que Paik Sun-yup, uno de los generales de guerra más famosos del país, «escribió en sus memorias que cuando las fuerzas norcoreanas descendieron en el río Nakdong en agosto, sin niños soldados, la región de Busan habría sido invadida».

Lee dice que los ex niños soldados sobrevivieron una vida pesada de posguerra.

«Abandonaron el ejército a los veinte años y, por lo tanto, no pudieron terminar la escuela secundaria o el instituto», dice. «En principio, existían en el fondo de la sociedad.»

Park pasó su vida de posguerra encontrando trabajo en obras de construcción y granjas, y durante mucho tiempo se sintió amargado por su destino.

Está enojado porque el gobierno nunca se ha disculpado ni ha construido un monumento oficial para reconocer los sacrificios y las contribuciones de los niños soldados.

El parque ha organizado a los ex niños soldados y ha presionado a los legisladores durante décadas – en vano – para darles el debido reconocimiento.

Cree que el gobierno se avergüenza de enviar a los niños a la guerra. «Es una violación de los derechos humanos y de los derechos humanos, ¿no es así?» Dice Park. (Los tratados internacionales dicen que las naciones no pueden reclutar niños soldados).

Señala que, por el contrario, Corea del Norte, que está acusada de una grave situación de derechos humanos, también tuvo niños soldados durante la guerra, pero los trata como héroes.

El parque está eternamente agradecido por la ayuda de Estados Unidos y reza por los gi que murieron durante la guerra. Sin embargo, también cree que Estados Unidos tiene cierta responsabilidad por los niños soldados porque ejerció el control operativo sobre el ejército surcoreano durante la guerra.

«No pedimos a los Estados Unidos que asuman su responsabilidad», dice, «pero les pedimos que ayuden a resolver este problema porque no deben apartar la vista de esto».

Park dice que escribió a los legisladores estadounidenses sobre la falta de reconocimiento de los militantes menores de edad, pero ellos reenviaron su carta a Seúl, donde fue ignorado.

El bajo nivel de dinero y energía de Park disolvió su grupo de ex niños soldados en la primavera, poniendo fin a más de veinte años de búsqueda de reconocimiento.

Sin embargo, mantiene una disciplina espiritual diaria tonificando los sutras y rezando en su sala de oración budista a las 5 a.m. Vestido con una túnica marrón, se inclina ante la bandera de Corea del Sur y una placa dedicada a las almas de los niños soldados caídos.

Advertisement
Clic aquí para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tragedia

14 civiles muertos en un atentado en Yemen

Catorce civiles murieron el sábado en el bombardeo de una gasolinera en Marib, el último bastión de las fuerzas gubernamentales en el norte de Yemen, según la agencia oficial de noticias del gobierno, que acusa a los rebeldes Houthi del ataque.

Respaldados por Irán, los Houthis llevan desde febrero intentando conquistar Marib, rica en petróleo, a las fuerzas leales respaldadas por una coalición dirigida por Arabia Saudí.

«Las milicias Houthi atacaron una gasolinera mientras decenas de vehículos hacían cola, provocando un gigantesco incendio que mató a 14 civiles, entre ellos una niña, e hirió a otros cinco, entre ellos un niño», informó la agencia de noticias Saba.

Los Huthis no respondieron a la declaración.

El ataque se produjo horas después de que una delegación omaní llegara a Saná, la capital controlada por los rebeldes de Yemen.

El conflicto, que comenzó en 2014 con la toma de Saná por parte de los hutíes, ha dejado decenas de miles de muertos y millones de desplazados, según las organizaciones humanitarias.

Continuar lectura

Ultimas Noticias

La empresa mexicana HYCSA gana la licitación en Bolivia

La empresa mexicana HYCSA anunció que su filial Calzada Construcciones ha ganado la licitación para construir los puentes Tumupasa-Ixiamas en Bolivia.

La empresa dijo en un comunicado que este proyecto tendrá un plazo de ejecución de 420 días, que costará 8,4 millones de dólares.

Indicó que la Administración Bolivariana de Carreteras fue la encargada de emitir esta resolución el 1 de junio a través de una licitación internacional.

«Con la finalización de este proyecto, HYCSA continúa con sus planes de expansión en Centro y Sudamérica, reforzando su presencia en Bolivia», dijo la empresa en un comunicado.

La empresa indicó que seguirá trabajando en la diversificación de proyectos y regiones para reforzar su estructura de ingresos y mitigar los riesgos.

El pasado mes de mayo se anunció que HYCSA, junto con ICA, ganó una licitación en El Salvador para el diseño y la construcción de un hospital, con una inversión de 24 millones de dólares.

Continuar lectura

salud

Consulta sobre el aumento de los daños neurológicos tras Covid en las clínicas

El Servicio de Neurología del Hospital de Clínicas ha visto aumentar el número de consultas de pacientes que se han recuperado del Covid-19. Tras superar la enfermedad, muchos han quedado con daños neurológicos, y entre las consultas más comunes están la ansiedad, el insomnio, la depresión, entre otras.

La Dra. Marta Sady Galeano, jefa del servicio, explicó que la Covid-19 es una enfermedad que provoca diversos trastornos en el organismo.

Entre los cuadros tras la recuperación hay casos de encefalitis, polineuropatía, síndrome de Guillain-Barré (SGB), con trastornos de los nervios periféricos de las cuatro extremidades. También la mielitis, la inflamación de la columna cervical o dorsal, el agravamiento del dolor, por ejemplo, si ya sufría de dolor sacro, empeora la patología.

Provoca trombosis, angina de pecho y obstrucción de las extremidades inferiores, y el paciente debe recibir anticoagulantes generalmente durante al menos seis meses. También hay casos de accidentes cerebrovasculares (ACV), hemorragias, infartos y neuritis óptica.

«El accidente cerebrovascular es más frecuente, generalmente un mes después de la aparición de Covid-19, y la afectación de los nervios craneales también puede producirse en la fase aguda», explicó el especialista.

Otros motivos de consulta en una situación de Covid son la pérdida del gusto y del olfato como manifestación neurológica, la parálisis facial, el agravamiento de la migraña, el deterioro de la memoria porque el paciente tiene dificultades para recordar experiencias, y la fatiga y el cansancio.

«Salvo excepciones, la mayoría de los pacientes con falta de gusto y olfato no desarrollan complicaciones o no son hospitalizados», dijo.

Por último, para evitar contraer y propagar el virus, recomendó seguir tomando medidas de protección como lavarse las manos con frecuencia, utilizar mascarillas y distanciarse.

Continuar lectura

Mejores Noticias