Connect with us

Ultimas Noticias

Los médicos y las enfermeras sufrieron mientras Irán ignoraba el temor a los virus

Son considerados héroes, y sus colegas caídos son mártires. Pero para los médicos y enfermeras que aún se ocupan del creciente número de infecciones de la corona en Irán, tales elogios parecen vacíos.

Si bien las sanciones paralizantes impuestas por el gobierno de los Estados Unidos han hecho que el país no esté preparado para hacer frente a la rápida evolución del virus, algunos profesionales médicos dicen que el gobierno y los líderes religiosos son los principales responsables de permitir que el virus se extienda, y de ocultar cuánto se ha extendido.

Estos trabajadores médicos dicen que estaban indefensos para hacer frente a la infección. Como resultado, el virus fue seriamente afectado por los médicos y enfermeras en Irán. Sólo en los primeros 90 días de la epidemia del virus, alrededor de un trabajador médico murió cada día, y docenas se infectaron.

«Nos dirigimos rápidamente hacia el desastre», dijo el joven doctor Isfahan, quien trabajó incansablemente, revisando docenas de pacientes sospechosos con corona antes de ser referidos a los hospitales.

No es ningún secreto que el coronavirus ha tocado duramente a Irán. Los datos oficiales del gobierno muestran que alrededor de 100.000 personas han sido infectadas con el virus y alrededor de 6.500 han muerto. Sin embargo, un informe de investigación del parlamento iraní concluyó que el número de casos podría ser de 8 a 10 veces mayor, lo que lo convierte en uno de los países más afectados del mundo. El informe dice que el número de muertes podría ser un 80% más alto que el número de funcionarios del Ministerio de Salud, alrededor de 11.700.

El gobierno iraní está informando actualmente de una disminución de las infecciones y muertes de covid 19 en muchas zonas, aunque las autoridades locales están ampliando los cementerios en lugares como Teherán, donde el consejo municipal dijo que debe añadir 10.000 nuevas tumbas a su mayor cementerio, el Behesht e-Zahra.

Las entrevistas con más de 30 miembros del personal médico y una revisión de las comunicaciones de los médicos sobre aplicaciones de mensajería y otros documentos realizada por un reportero de Associated Press en El Cairo revelaron muchos detalles que no se habían comunicado anteriormente. Los informes ofrecen un panorama más completo de las raíces y el alcance de la respuesta desarticulada del país cuando el virus mortal se propaga entre la población.

Al principio, el personal médico se enfrentó a una explosión con un equipo muy limitado. Algunos confunden sus propios delantales y máscaras o los esterilizan en hornos ordinarios. Otros envuelven los cuerpos en bolsas de plástico compradas en el supermercado.

El equipo improvisado no ayudó. Para complicar aún más la situación, el Ministerio de Salud dijo que millones de piezas de equipo de protección ordenadas por el organismo habían sido robadas y dirigidas al mercado negro.

El resultado: docenas de médicos sin la protección adecuada murieron junto con sus pacientes.

Varios médicos han dicho que los dirigentes del Irán han estado demorando la información al público sobre el virus durante varias semanas, incluso cuando los hospitales se llenan de personas que sufren de síntomas virales. Y aun cuando los médicos y otros expertos advirtieron al presidente iraní que no tomara medidas radicales, el gobierno se resistió, temiendo el impacto en las elecciones, los aniversarios nacionales y la economía.

«Querían enviar a la gente a las calles», dijo una enfermera y activista de Mazandaran.

Uno de los médicos con los que habló con The Associated Press -quienes, como todo el personal médico con el que habló en este reportaje, lo hicieron con la condición de que no se les nombrara por miedo a la persecución- dijo que incluso se les disuadió a él y a sus colegas de utilizar equipos de protección. Dijo que los funcionarios del gobierno dijeron que el uso de máscaras causaría pánico.

El líder supremo del país, el ayatolá Ali Jamenei, anunció el 10 de marzo que los médicos, enfermeras y personal médico que murieron en la lucha contra la corona en Irán fueron «mártires». Las fotos de los médicos muertos se colocaron junto a las fotos de los soldados muertos en la guerra entre Irán e Iraq en el siglo XX, en la que murieron millones de iraníes e iraquíes.

«Normalizan la muerte», dijo un consultor de Salud de Teherán.

Una lista compilada por un grupo de médicos iraníes encontró que 126 trabajadores médicos han muerto desde que contrajeron el virus, principalmente en las provincias de Gilan y Teherán, mientras que más de 2.070 han contraído el virus. Ap verificó 100 muertes recogiendo mensajes esparcidos en los medios de comunicación locales, declaraciones de instituciones de atención de la salud y mensajes de condolencia en los medios de comunicación social.

El portavoz del Ministerio de Salud, Kianoush Jahanpour, confirmó el número de víctimas mortales de COVID-19 en la profesión médica en Irán, diciendo a la AP que el número total de muertes es de 107. Jahanpour dijo que 470 dieron positivo por el virus. Pero culpó a los Estados Unidos: «Recuerden, es un país sancionado», dijo. A lo largo de la crisis, Irán sostuvo que su propia industria había creado suficientes materiales de protección para combatir el virus.

Los dos primeros casos de Irán se registraron el 19 de febrero en la ciudad de Kom – 140 km (88 millas) al sur de Teherán y donde se encuentran templos chiítas muy respetados. Se convertirá en el epicentro de la explosión.

El anuncio se hizo aparentemente bajo coacción. Allí, el Dr. Mohammed Molei se filmó a sí mismo junto a la cama de su hermano, insistiendo en que su hermano fuera examinado para detectar el virus. Esto coincidió con la visita de la delegación del Ministerio de Salud a la ciudad.

Pero los médicos entrevistados por la AP dicen que antes del anuncio oficial comenzaron a ver casos con los mismos síntomas del nuevo coronavirus y advirtieron al Ministerio de Salud nacional que tenía que tomar medidas.

Algunos médicos compartieron cartas de la AP enviadas al ministerio. Inicialmente, los médicos dijeron que atribuían los problemas respiratorios a los pacientes y a las muertes por la gripe H1N1. Unos días después, comenzaron a pedir pruebas de h1N1 y otras enfermedades para descartarlos; la tasa de infección y las muertes parecían extremadamente altas.

A través de los canales del servicio de mensajería Telegram intercambió datos. Llegaron al Ministerio de Salud y propusieron una serie de recomendaciones y acciones. En primer lugar: cuarentena y restricción de viajes y vuelos con China. Pero el gobierno tardará otras dos semanas.

«Hemos proporcionado al gobierno mucha información a través de cartas y canales de comunicación», dijo el activista y médico de Mazandaran. Dijo que él y otros médicos fueron ignorados por los funcionarios del gobierno.

Dos días después de que se anunciaran las primeras cuestiones, Irán celebró elecciones parlamentarias en las que miles de personas se pusieron en fila para votar. Ese mismo día, los médicos de Gilan -una de las zonas más afectadas de Irán- se dirigieron al gobernador en busca de ayuda, diciendo que sus hospitales estaban inundados de pacientes debido a la falta de máscaras y otros equipos de protección.

«El personal médico de la provincia corre un gran riesgo», decían las cartas de los médicos.

Pero los funcionarios del gobierno han reducido el peligro del virus, llamando «medieval» a la petición de los médicos para la cuarentena y basándose en teorías de conspiración sin fundamento de que los Estados Unidos habían creado un virus corona para promover una campaña de miedo.

La terrible Guardia Revolucionaria paramilitar mantuvo las instalaciones de salud bajo estricto control, y las estadísticas médicas fueron tratadas como alto secreto, dijeron los funcionarios de salud.

Los certificados de defunción no registraban el virus de la corona como la causa de la muerte – ya sea porque no todos los casos graves fueron analizados, o simplemente para mantener las cifras bajas. Miles de muertes desconocidas se atribuyeron a causas secundarias como «ataque al corazón» o «fallo respiratorio».

Y un médico de Teherán dijo que el Ministerio de Salud había emitido una orden de no remitir los casos críticos a los hospitales para analizar el virus – para mantener los niveles bajos, dijo.

«Suponemos que (quieren) decir que están bien», dijo.

Un radiólogo de Teherán dijo que tiene acceso a los registros médicos de los pacientes de varios hospitales de Teherán. Los informes incluyen tomografías computarizadas y análisis de sangre que indican la presencia del virus de la corona. Pero las pruebas no se hicieron.

«Eso es el 40% de los casos», dijo, «Es difícil de probar».

«El número de pacientes reales con COVID-19 en Irán desde el principio… hasta hoy es mucho mayor que el reportado en los informes», dijo, reflejando sentimientos similares de la mayoría de los profesionales médicos con los que habló a ap.

Estimó que estas cifras son tres o cuatro veces más altas que las cifras del gobierno.

«Las autoridades piensan que lo están haciendo muy bien y tratan de no arrojar luz», dijo el científico.

Las clínicas y los hospitales se han convertido en centros de infección, a pesar de que las elecciones parlamentarias y las celebraciones nacionales han continuado:

– En Khorasan, el director de la escuela de ciencias médicas, que supervisa los hospitales que reciben a los pacientes con la corona, Ali Asghar, dijo a una agencia de noticias local que 600 personas murieron entre el 19 de febrero y el 4 de abril. El número del gobierno al 22 de marzo era de 42.

– En el Golestán, AbdolReza Fazel, el oficial supremo de seguridad pública, dijo: «No voy a ser capaz de hacer eso». Salud, dijo a los medios locales que 230 personas murieron el 2 de abril, mientras que el gobierno registró sólo 10 casos.

– En Isfahan, Tahereh Changiz, directora de la escuela de medicina, dijo a la agencia de noticias del IMNA que el número total de muertes llegó a 400; la cifra oficial es sólo 87.

– El número total de muertes en Gilan ha superado hasta ahora los 1.300. La última división presentada por el gobierno el 22 de marzo dijo que la suma no superaba los 200.

«Gilan no estaba preparado en absoluto», dijo un médico. «Fue un desastre».

Otro doctor dijo: «Las primeras semanas se han derrumbado», y los pacientes duermen en los pasillos, y los médicos se ven obligados a tomar decisiones dolorosas. Una enfermera del Hospital Shafa de la capital provincial Rasht dijo que se quitaban los ventiladores a los pacientes moribundos para permitir que otros vivieran.

«Los certificados de defunción se escribieron antes de la muerte», dijo la enfermera razonada. En los certificados de defunción, el médico registró un «ataque al corazón» o un «fallo respiratorio» como causa de la muerte.

«Fue el peor día de mi vida cuando me cortaron el oxígeno. Después del trabajo, cuando llegué a casa, no podía llorar otra cosa que no fuera llanto», dijo.

Un psicólogo de Teherán dijo a la AP que muchos trabajadores médicos han sufrido traumas. Dijo que las imágenes de los pacientes moribundos dejaban una profunda culpa, pensamientos suicidas y ataques de pánico.

Recordó a una de las enfermeras que tuvo la pesadilla de enterrar ella misma a sus padres. Otra dijo que soñó que estaba mirando al telescopio, con el horror de predecir el impacto de un meteorito.

El médico de la UCI Gol Rezayee apareció en un video del 29 de marzo que se hizo popular en los medios sociales cuando intentó pero no revivió al paciente moribundo.

En Telegrama, escribió las últimas palabras que mencionó con la víctima. «Doctor, si muero, dígale a mi marido que cuide de los niños», recordó la mujer. «Es descuidado y grosero».

Rezayee dijo que él respondió: «Es como un resfriado. Vivirás 120 años. » Unas horas más tarde la mujer estaba muerta.

Los especialistas médicos también vieron a sus colegas sucumbir al virus.

Cuando la epidemia estalló en Raszt la última semana de febrero, los pacientes abarrotaron la clínica del médico más popular de la ciudad, Mohammad Bakhshalizadeh, que a menudo trataba a los pobres de forma gratuita, fundó la primera asociación de médicos de la provincia y se ofreció como voluntario durante la guerra con Iraq.

A medida que el virus se propagaba, el médico de 66 años de edad examinaba un promedio de 70 pacientes por día, en su mayoría sin equipo de protección.

Una semana después de que Irán anunciara oficialmente los dos primeros casos oficiales en Kom, Bakhshalizadeh tuvo fiebre y problemas respiratorios. Las pruebas preliminares del coronavirus fueron ambiguas. Otra prueba mostró que sus pulmones se volvieron blancos.

Más tarde, fue a varios hospitales hasta que encontró uno con una cama vacía.

Cuatro días después, el 7 de marzo, murió.

Advertisement
Clic aquí para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tragedia

Al menos 37 fallecidos por el fuerte sismo en Indonesia

Al menos 37 personas perdieron la vida en un fuerte terremoto ocurrido el viernes en la isla Sulawese de Indonesia que provocó el derrumbe de varios edificios, entre ellos un hospital donde los rescatistas buscaban supervivientes.

El temblor de 6,2 grados de magnitud durante la noche dejó varios cientos de heridos y causó pánico entre los residentes de Célebes occidental, que ya ha sufrido un desastre aún mayor en 2018.

«Hemos extraído (de los escombros) 29 personas muertas», en las afueras de Mamuju, la capital de la provincia, dijo arianto, el jefe local de los equipos de rescate. Diez sobrevivientes fueron rescatados entre las ruinas, añadió, aunque no pudo precisar cuántas personas podrían estar aún atrapadas.

Otras ocho personas perdieron la vida en Majene, una ciudad de la región de Mamuju, dijo el jefe del organismo nacional de gestión de desastres.

En Mamuju, una ciudad de 110.000 habitantes, los rescatistas buscaban a más de una docena de pacientes y personal médico desaparecidos bajo los escombros de un hospital.

«El hospital está destruido. Se ha enrollado. Hay pacientes y prisioneros del personal del hospital entre los escombros y estamos tratando de evacuarlos». – Arianto le dijo a la agencia de noticias AFP.

Al menos un hotel se derrumbó con temblores y la sede del gobierno local sufrió graves daños, según los trabajadores de rescate.

El temblor de tierra con una magnitud de 6,2, según el Instituto Geofísico de los Estados Unidos (USGS), ocurrió el viernes a las 02H18 hora local (18H18 GMT del jueves). El epicentro estaba situado a 36 km al sur de Mamuju, a una profundidad significativa de 18 km, usgs especificados.

Las fotos muestran a los residentes huyendo en moto o en coche y conduciendo a través de techos de chapa colapsados y edificios dañados.

«Las rutas se rompieron y varios edificios se derrumbaron», dijo Hendra, un testigo de 28 años que vive en Mamuju. «Los temblores fueron muy fuertes (…) Me desperté y me escapé con mi esposa.»

Riesgo de réplicas
El organismo meteorológico y geofísico de Indonesia advirtió de la posibilidad de nuevos temblores e instó a los residentes a evitar la costa debido al riesgo de tsunamis.

«Las réplicas podrían ser iguales o más fuertes que (el temblor) de esta mañana», dijo Dwikorita Karnawati, jefe de la agencia.

Todo el mundo está «en pánico porque las autoridades nos han advertido que podría haber réplicas del tsunami», dijo Zulkifli Pagessa, un vecino de Mamuju, a la AFP.

Para el jueves, un temblor de magnitud 5.8 ya se había sentido en la región, sin dejar daños importantes.

Después del ismo del viernes, los deslizamientos de tierra rompieron el acceso a una de las principales rutas de la provincia. El aeropuerto local de Mamuju también fue dañado.

El archipiélago indonesio está en el «Cinturón de Fuego del Pacífico», una zona de fuerte actividad sísmica.

La región de Palu, en la isla de Sulawese, fue golpeada por un violento terremoto de magnitud 7,5 en septiembre de 2018, seguido de un devastador tsunami.

El desastre dejó más de 4.300 muertos y desaparecidos y al menos 170.000 desplazados.

En 2004 se registró otro terrible terremoto de magnitud 9,1 frente a las costas de Sumatra, que provocó un tsunami que mató a 220.000 personas en la región, unas 170.000 de ellas en Indonesia.

Continuar lectura

Ultimas Noticias

Beni: anuncian inundaciones en los pueblos cercanos a la Ley del Río Mamoré

Ante las fuertes lluvias que vienen cayendo desde hace varios días en el Beni, expertos del servicio meteorológico del departamento han lanzado un llamado de alerta a la población, que califica para un inminente desbordamiento de los ríos Mamoré, Yapacaní e Ichilo, por lo que anuncian fuertes inundaciones, especialmente en Trinidad.

Las inundaciones en esta región del país afectan principalmente al sector ganadero, que debe prever el traslado de miles de cabezas de ganado a zonas altas para evitar pérdidas.

Según el portal Publiagro Jesús, Hugo Leigue, miembro de la Meteorología de Aasana de Beni, ha alertado a los habitantes de la región para que tomen medidas preventivas. «Debemos anunciar la inminente inundación que afectará a muchas poblaciones, entre ellas Trinidad y Yacuma, todas ellas cercanas a la cuenca del río Mamoré», dijo.

Desde el lunes hasta ayer las lluvias causaron extraordinarias inundaciones en el río Ichilo, de 13,2 metros de altura, aunque los límites normales son de 9 metros.

En enero de 2019, más de 3.400 cabezas de ganado se inundaron en el departamento del Beni.

Averigüe más…

Beni, la segunda región de cría más grande del país

Tiene más de 3 millones de cabezas de ganado. Va detrás de Santa Cruz.

El Beni se destaca por su estado de salud

El sector ganadero exige declaraciones sin fiebre aftosa sin vacunación.

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator

Continuar lectura

Tragedia

Una tormenta de granizo en Sucre deja cuatro muertos y arrastra vehículos y tiendas

Al menos cuatro personas murieron ayer en Sucre, a causa de una tormenta de granizo que también inundó las calles del centro de la ciudad y arrastró varios vehículos y un número similar de puestos comerciales.

Según el periódico Correo del Sur, los vendedores instalados cerca del Mercado Campesino observaban impotentes como sus mercancías eran arrastradas mientras los conductores miraban el agua azotar sus vehículos. A las 20.00 horas, docenas o incluso cientos de personas trataron de recuperar algunas de las personas desaparecidas, por ejemplo en la zona de San Juanillo, donde incluso informaron de que los ladrones se habían llevado los bienes arrastrados.

Dirección Ds.

«Tenemos algo fuera del registro de un hombre sin hogar que habría sido arrastrado por una fuerte lluvia, pero esto no ha sido confirmado», respondió a una pregunta sobre un posible fraude en los medios sociales.

Más tarde, el Correo del Sur, citando «fuentes fiables», informó de que se trataba de tres muertes, aunque los datos deberían ser oficiales. Dos personas habrían muerto si hubieran sido arrastradas por el agua, y la tercera, electrocutada.

Más tarde, en la página siete se informó de una cuarta cifra de muertos. El director del Hospital de Santa Bárbara, Juan Carlos Yáñez, confirmó a Radio Correo del Sur que el cuerpo del fallecido, de entre 40 y 48 años de edad, y ocho pacientes, tres mujeres y cuatro hombres, llegaron con escalofríos y heridas leves.

Entre los heridos se encontraba una mujer embarazada de siete meses cuya salud preocupaba al personal del hospital por la vitalidad del feto; en el momento del examen. Todos permanecerán en el hospital bajo observación.

Los ciudadanos exigieron la presencia de brigadas de ayuda y la ausencia de paramédicos, ya que varios empresarios estaban en sus puestos y podían sufrir de hipotermia por el agua fría acumulada.

Los agraviados en el Mercado Campesino lamentaron que las autoridades no actuaran y están esperando lo mismo cada año cuando saben que las tormentas de granizo y las fuertes lluvias a menudo causan situaciones de emergencia ante hidrantes de tormenta obstruidos.

Unos 30 minutos de sobrellenado y rabia

La fuerte lluvia que tuvo lugar ayer en Sucre ocurrió alrededor de las 18:45 y duró unos 30 minutos. El evento no tuvo nada de sospechoso para los ciudadanos y comerciantes del Mercado Campesino, a pocos minutos del centro de la capital.

 

Continuar lectura

Mejores Noticias