Connect with us

Ultimas Noticias

Las multitudes en el oeste de Birmania huyen mientras el ejército planea operaciones, dicen los monitores.

Miles de aldeanos han huido de sus hogares en el Estado de Rakhine de Myanmar después de que un administrador local advirtiera a docenas de dirigentes de aldeas que el ejército estaba planeando «acciones informativas» contra los insurgentes, los legisladores y un grupo humanitario.

Sin embargo, un portavoz del gobierno dijo a última hora del sábado que una orden de evacuación emitida por los funcionarios de fronteras había sido revocada. Asuntos fronterizos confirmó la emisión de la orden por el administrador local, pero informó de que afectaba a menos aldeas.

La advertencia a los líderes de las aldeas apareció en una carta escrita el miércoles que fue anotada por Reuters y verificada por el ministro de estado, el coronel Min Than.

La carta, firmada por el administrador de la aldea de Rathedaung, Aung Myint Thein, decía a los dirigentes de la aldea que se le había informado de las operaciones previstas en la aldea de Kyauktan y las zonas circundantes que se sospechaba que albergaban a los insurgentes.

En la carta no se especifica de dónde provino la orden, pero Min Than, Ministro de Asuntos Fronterizos y Ministro de Seguridad de Rachin, dijo a Reuters que era una instrucción de su ministerio de fronteras, uno de los tres ministerios del gobierno birmano controlados por el ejército.

«La operación de registro será llevada a cabo por las fuerzas de estas aldeas», dijo una carta del administrador.

«Mientras se hace esto, si los combates se producen con terroristas de AA, no se queden en las aldeas sino que salgan temporalmente», decía, refiriéndose al Ejército de Arakan, el nombre de los insurgentes del estado de Rakhine.

El administrador no pudo ser localizado por Reuters para hacer comentarios.

Min Than dijo que la «operación de despeje» descrita en la carta se refería a operaciones militares contra «terroristas».

Dijo que el administrador había malinterpretado la orden de su ministerio y que las operaciones sólo se llevarían a cabo en unos pocos pueblos, no en las docenas mencionadas, pero confirmó otros detalles.

Las operaciones podrían durar hasta una semana, dijo Min Than por teléfono, añadiendo que «los que queden serán los leales a la AA».

El sábado, el portavoz del gobierno Zaw Htay dijo en una declaración en Facebook que el gobierno había instruido a los militares a no usar el término «operaciones de limpieza». También dijo que la carta que ordenaba a la gente a huir había sido revocada.

No respondió a las llamadas telefónicas de Reuters en busca de más comentarios. Reuters no vio las instrucciones de revocación.

Este año el ejército de Myanmar ha estado luchando contra el AA, un grupo de la etnia Rakhine, mayoritariamente budista, que busca una mayor autonomía para la región occidental, también conocida como Arakan.

Docenas de personas han muerto y decenas de miles han sido desplazadas en el conflicto. Save the Children dice que 18 niños fueron muertos y 71 heridos o mutilados entre enero y marzo, citando a los grupos de vigilancia locales. El ejército dice que no tiene como objetivo a los civiles.

«Operaciones de desminado» es un término que las autoridades de Myanmar utilizaron en 2017 para describir las operaciones contra los insurgentes de la minoría musulmana rohingya de Rakhine. Durante estas operaciones, cientos de miles de personas huyeron de sus hogares. Los refugiados dijeron que el ejército había llevado a cabo matanzas masivas e incendios provocados, acusación que el ejército negó.

Los Rohingya huyeron al vecino Bangladesh durante esta operación militar, que según el gobierno fue una respuesta a los ataques de los insurgentes Rohingya.

En una declaración conjunta del sábado, las embajadas británica, estadounidense y canadiense en Myanmar dijeron que estaban «profundamente preocupadas por los informes de las operaciones de despeje militar de Myanmar a lo largo del tratado de la aldea de Kyauktan» y «la deteriorada situación humanitaria y de seguridad en la región».

«Somos conscientes del impacto histórico de esas operaciones, que afectan desproporcionadamente a los civiles», dijo. Exhortó «a todos los agentes armados a que ejerzan moderación en las zonas habitadas por comunidades locales, algunas de las cuales no pueden, por su propia culpa, buscar refugio en otro lugar».

Anticipándose a la nueva operación, Min Than dijo que 80 personas habían huido de Kyauktan en otra parte de la ciudad de Rathedaung y que el ejército había preparado refugio y comida.

Zaw Zaw Htun, secretario del Congreso Étnico de Rakhine, un grupo humanitario, dijo que al menos 1.700 habían huido a la ciudad vecina de Ponnagyun.

Otros 1.400 se han refugiado en un pueblo cercano y necesitan desesperadamente alimentos y otros suministros, dijo el parlamentario regional Oo Than Naing del pueblo de Rathedaung.

Un portavoz militar no respondió a las llamadas que pedían comentarios sobre la operación. Reuters no pudo verificar de forma independiente cuántas personas habían huido de sus hogares.

Un grupo británico de derechos humanos, Burma’s Human Rights Network, dijo que los residentes de 39 aldeas han comenzado a huir desde que se emitió la orden en Kyauktan el miércoles, citando fuentes locales. La zona de Kyauktan alberga a decenas de miles de personas de las comunidades Rohingya y Rakhine, según el Congreso Étnico de Rakhine.

A los periodistas no se les permite entrar en la mayor parte del estado de Rachin, y el gobierno ha impuesto el cierre de Internet en la mayor parte de la región, dificultando la verificación de la información.

Ultimas Noticias

El líder de la oposición bielorrusa Tichanovsky convoca a una huelga nacional

Decenas de miles de manifestantes en Bielorrusia invadieron las calles de la capital el domingo, más de dos meses después de que el autoritario presidente Lukashenko ganara las disputadas elecciones.

En Minsk, la policía usó granadas de aturdimiento para dispersar a las multitudes. Los medios de comunicación belarusos informaron de que varias personas resultaron heridas.

La principal contrincante de Lukashenko, Sviatlana Tsikhanouskaya, recibió sólo el 10% de los votos y se negó a considerar válido el resultado, alegando que había sido manipulado.

Tsikhanouskaya, que actualmente se encuentra exiliada en Lituania tras abandonar el país temiendo por su seguridad, amenazó con declarar una huelga nacional el lunes a menos que Lukashenko anuncie su dimisión, libere a los presos políticos y haya detenido previamente la represión contra los manifestantes.

El «ultimátum del pueblo», como Tsikhanouskaya llamó a sus demandas, fue el tema del mitin del domingo.

En una declaración desde Vilnius, expresó su apoyo a los manifestantes en Bielorrusia y dijo que el plazo para las autoridades expiraría el domingo a las 23:59.

«Si no se cumplen las demandas, los bielorrusos iniciarán una huelga nacional», dijo Tsikhanouskaya.

En otra declaración más tarde ese mismo día, condenó el uso de granadas de aturdimiento contra los manifestantes en Minsk y anunció que la huelga comenzaría el lunes.

«El régimen ha demostrado una vez más a los belarusos que la violencia es la única cosa que es capaz de hacer», dijo.

Los comentaristas dijeron que los llamados de Tsikhanouskay a la huelga alimentaron la protesta y aumentaron la presión sobre Lukashenko.

Más de 200.000 personas participaron en la mayor manifestación en Minsk desde finales de agosto, dijo el centro de derechos humanos Wiasna.

Llevaron banderas rojas y blancas y marcharon, cantando «¡Vete!» y «¡Nuevas elecciones!»

Varias estaciones de metro fueron cerradas, internet móvil no funcionaba, y cañones de agua y vehículos blindados fueron vistos en el centro de Minsk.

También se celebraron mítines en otras ciudades de Belarús, y la policía detuvo a docenas de personas en todo el país. La lista de los manifestantes detenidos revelada por el centro turístico de Viasna tenía más de 200 nombres el domingo por la noche.

Las reuniones postelectorales fueron un gran desafío para Lukashenko, que ha gobernado el país durante 26 años y está constantemente suprimiendo la oposición y los medios de comunicación independientes.

Al principio, las autoridades intentaron sofocar los disturbios con detenciones masivas, y la policía dispersó a las multitudes con porras, granadas de aturdimiento y cañones de agua.

Según los defensores de los derechos humanos, unas 15.000 personas han sido detenidas en Belarús desde las elecciones, más de 100 de ellas consideradas prisioneras políticas.

Continuar lectura

Ultimas Noticias

Los Estados Unidos no pueden permitirse ignorar el conflicto de Nagorno-Karabaj

El general Philip Breedlove es un general retirado de cuatro estrellas de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y ex comandante de la OTAN en Europa. Actualmente es el presidente destacado de la Iniciativa Frontera Europa del Instituto del Medio Oriente.

Para muchos estadounidenses en la carrera presidencial, puede haber sido fácil perderse, pero en el Cáucaso del Sur, la batalla por la disputada región de Nagorno-Karabakh está en marcha otra vez.

Desde finales de septiembre, Armenia y Azerbaiyán han quedado atrapadas en algunos de los enfrentamientos más mortíferos de los últimos años, en los que han participado formaciones blindadas, soldados, artillería y aviones teledirigidos armados que han matado a cientos de personas.

Muchos estadounidenses tal vez no se den cuenta de que, además de las grandes cosechas de la región, también están en juego los intereses de los Estados Unidos, incluidos los recursos energéticos y la estabilidad del Cáucaso meridional. Los Estados Unidos deben poner más diplomacia para evitar la catástrofe.

En el Cáucaso Sur hay una infraestructura energética y de transporte crítica. Los gasoductos y oleoductos que envían la energía del Caspio a Europa a través de Georgia y Turquía son cruciales para reducir la dependencia de Europa de la energía rusa.

El ferrocarril Bakú-Tbilisi-Kars desempeñó un papel importante en el envío de suministros de la OTAN a Afganistán, y la pérdida o daño de esta infraestructura crítica perjudicaría los intereses de EE.UU.

La reanudación de las hostilidades perjudicaría no sólo a las partes beligerantes que han puesto tropas en los esfuerzos estadounidenses en Afganistán, sino también a Georgia, un aliado cercano de los Estados Unidos, cuya fortuna está profundamente vinculada a la estabilidad de la región.

También podrían darse otros escenarios potencialmente aún más preocupantes. En caso de que el conflicto se intensifique aún más, es probable que esto aliente a Rusia a comprometerse militarmente y puede afectar a toda la región.

Hasta ahora, Rusia, que tiene una gran presencia militar y un acuerdo militar vinculante con Armenia, se ha abstenido de participar directamente en el conflicto, y en su lugar ha pedido en dos ocasiones una cesación del fuego, aunque ambos intentos han fracasado casi inmediatamente.

Turquía ha apoyado a sus parientes étnicos en Azerbaiyán prestando apoyo militar a Bakú y transportando mercenarios sirios a la primera línea.

Por último, el Irán, que tiene frontera con Armenia y Azerbaiyán y alberga a muchos millones de azerbaiyanos étnicos que viven en las provincias septentrionales, también podría ser arrastrado fácilmente a la refriega. La posibilidad de entrar gradualmente en un conflicto entre las tres principales potencias regionales parece más probable de lo que deberíamos aceptar. El riesgo potencial de un conflicto regional más amplio es simplemente demasiado alto.

Occidente reacciona lentamente y sólo se compromete de forma letárgica. Rusia, Francia y los Estados Unidos -todos ellos miembros del Grupo Meńska creado por la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa en 1992 para resolver la controversia de Nagorno-Karabaj- han pedido conjuntamente un alto el fuego.

Sin embargo, los Estados Unidos siguen siendo diplomáticamente independientes de la región, lo que debilita su posición y limita su capacidad de hacer progresos reales en la resolución del conflicto en curso.

El Cáucaso meridional era una de las regiones más inestables de la antigua Unión Soviética y parece que seguirá siéndolo en un futuro próximo. Tres conflictos -Nagorno-Karabaj, Abjasia y Osetia del Sur- estaban latentes, pero los combates recientes demuestran que las tensiones pueden estallar en cualquier momento.

La prevención de una mayor escalada debería ser una de las principales prioridades de la política de los Estados Unidos en el Cáucaso meridional. Apreciamos los esfuerzos del Secretario de Estado Mike Pompeo, que esta semana condujo a la consulta en Washington de los ministros de relaciones exteriores de las partes en conflicto. Este es el comienzo – pero se necesita hacer más.

Durante casi un cuarto de siglo, los Estados Unidos han invertido en la estabilidad del Cáucaso Sur. Apoyó la independencia de Georgia, Armenia y Azerbaiyán y su deseo de integración en las instituciones euroatlánticas. La gran comunidad armenio-estadounidense, los proyectos energéticos regionales y los crecientes lazos políticos de la región con Georgia han desempeñado un papel importante en los esfuerzos de los Estados Unidos por involucrarse allí.

Estos esfuerzos han dado frutos tangibles. El progreso de Georgia hacia los valores occidentales y el fuerte apoyo a la OTAN en Afganistán son testimonio de nuestra inversión. Georgia está lista ahora para facilitar y participar en la resolución de los conflictos en Nagorno-Karabakh.

Los líderes occidentales deben considerar seriamente esta apertura y el valor de una nación regional de confianza que lidere los esfuerzos para resolver el conflicto.

Se necesita una diplomacia activa de los EE.UU. para desescalar el conflicto en el proceso de Mamine y a través de la cooperación con todas las partes involucradas. El enorme apoyo al liderazgo local, como el ofrecido por aliados y socios de confianza como Georgia, podría ser crucial.

 

Continuar lectura

Ultimas Noticias

Al menos 18 muertos, incluidos niños, en un atentado suicida con bomba en la capital afgana

Las autoridades de Afganistán dicen que al menos 18 personas han muerto, incluyendo escolares, en un ataque suicida en las afueras de un centro educativo en la capital, Kabul.

El Ministerio del Interior del país confirmó que más de 57 personas resultaron heridas el sábado tras una explosión en un barrio fuertemente chiíta, según informa Associated Press.

El portavoz del Ministerio del Interior, Tariq Arian, dijo que el atacante intentó entrar en el centro pero fue detenido por los guardias de seguridad. La Agencia France-Presse informó que el agresor disparó entonces explosivos en una calle cercana.

Reuters, citando a Ariana, describió el objetivo del ataque como el centro educativo danés Kawsar-e . El centro ofrece formación y cursos para estudiantes, dice AFP.

En la parte occidental de Kabul, donde tuvo lugar el ataque, hay una gran comunidad chiíta, una minoría en un país que ha sido blanco del Estado islámico en el pasado.

El Estado Islámico reivindicó la responsabilidad del ataque, aunque no aportó ninguna prueba, informó Reuters. Los talibanes negaron la responsabilidad del atentado.

 

El ataque se produjo en medio de la escalada de los combates entre las fuerzas afganas y los talibanes, a pesar de que ambas partes están en conversaciones de paz. Las conversaciones se iniciaron con un acuerdo de paz firmado por los Estados Unidos y los talibanes en febrero, que allanó el camino para la eventual retirada de las fuerzas estadounidenses del país.

Amnistía Internacional informó el viernes que al menos 50 civiles han sido asesinados en la última semana a pesar de las conversaciones de paz en curso.

La Associated Press informó que nueve personas murieron en un ataque separado en el este de Afganistán el sábado, después de que una bomba al lado de la carretera golpeara una camioneta llena de civiles. Una segunda bomba al borde de la carretera mató a dos policías que se dirigían a la acción.

 

Continuar lectura

Mejores Noticias