Connect with us

salud

La vacuna COVID-19 causa reacciones encontradas en Rusia

«Mientras que las vacunas contra el coronavirus desarrolladas en Occidente fueron recibidas con entusiasmo, la versión rusa tuvo una respuesta diferente. Se informó de que algunas clínicas de Moscú que ofrecían la vacuna a los trabajadores de la salud y a los maestros, en la parte superior de la lista, estaban vacías.

Los miembros del Kremlin y los medios de comunicación controlados por el Estado presentaron la vacuna del Sputnik como un hito cuando fue aprobada el 11 de agosto.

Pero entre los rusos, las esperanzas de que la droga cambiara el curso de la crisis del coronavirus se mezclaron con escrúpulos y escepticismo, lo que reflejaba las preocupaciones sobre la forma de lanzar la vacuna acelerada mientras se estaban realizando investigaciones para garantizar su eficacia y seguridad.

Rusia ha sido criticada internacionalmente por autorizar una vacuna que no ha sido objeto de investigaciones avanzadas entre decenas de miles de personas, y expertos tanto en el país como en el extranjero han advertido contra su uso generalizado hasta que se complete la investigación.

A pesar de estas advertencias, las autoridades comenzaron a ofrecerla a ciertos grupos de alto riesgo como personal médico de primera línea, semanas después de que la droga fuera autorizada. Alexander Gintsburg, director del Instituto Gamaleya, que desarrolló la vacuna, dijo la semana pasada que más de 150.000 rusos la recibieron.

Uno de ellos fue el Dr. Alexander Zatsepin, un especialista en cuidados intensivos en Voronezh, una ciudad a 500 kilómetros (310 millas) al sur de Moscú, lo que se decidió en octubre.

«Hemos estado trabajando con los pacientes de COVID-19 desde marzo y cada día cuando volvemos a casa, nos preocupamos por la infección de nuestros familiares. Así que cuando hubo una oportunidad de protegerlos a ellos y a mí, pensé que debía aprovecharla», dijo.

Sin embargo, Zatsepin dijo que continuara tomando precauciones contra la infección, porque la investigación sobre la eficacia de la vacuna aún no se ha completado.

«Todavía no hay una confianza absoluta»

Después de que el Reino Unido anunciara el 2 de diciembre que había autorizado la vacuna desarrollada por las compañías farmacéuticas Pfizer y BioNTech, el presidente ruso Vladimir Putin dijo a las autoridades que lanzaran una campaña de vacunación a gran escala, mostrando el interés de Moscú en liderar la lucha contra la pandemia.

Rusia aprobó la vacuna después de haberla probado en unas pocas docenas de personas y la presentó como «la primera en el mundo» en ser aprobada. Los desarrolladores lo llamaron «Sputnik V», en referencia al primer satélite del mundo lanzado por la Unión Soviética en 1957 durante la Guerra Fría.

Hay más en juego que el orgullo nacional. Rusia ha registrado más de 2,7 millones de casos de COVID-19 y más de 48.000 muertes y quiere evitar otra cuarentena perjudicial.

El 2 de diciembre Putin estableció un objetivo de alrededor de dos millones de dosis en los días siguientes. A pesar del limitado suministro a los 146 millones de habitantes del país, Moscú amplió inmediatamente la lista de personas que podían recibirlo.

La vacuna es gratuita para cualquier empleado de instituciones educativas o de salud, tanto públicas como privadas, así como para los trabajadores sociales y municipales, los trabajadores de comercios y servicios y los artistas.

La Agencia Europea de Medicamentos declaró que no recibía ninguna solicitud de autorización de los fabricantes en la Unión Europea, pero que algunos datos se ponían a disposición de la Organización Mundial de la Salud.

El organismo de las Naciones Unidas no suele autorizar las vacunas por su cuenta y espera el veredicto de los organismos reguladores.

Según los medios de comunicación, el uso de la vacuna rusa se está considerando en un proyecto mundial dirigido por la OMS para distribuir las vacunas COVID-19 a los países más pobres.

A diferencia del Reino Unido, donde las primeras vacunas son para los ancianos, el Sputnik V da prioridad a las personas entre 18 y 60 años de edad sin enfermedades crónicas, que no están embarazadas ni amamantando.

Sus creadores dijeron que los datos de la investigación sugieren que la droga tiene una eficacia del 91%, una conclusión basada en 78 infecciones entre casi 23.000 participantes.

Son mucho menos positivos que las compañías farmacéuticas occidentales reunidas en sus últimos estudios antes de analizar la eficacia de sus candidatos a la vacunación. No se han publicado datos importantes del estudio ruso, como el perfil demográfico de los participantes.

Algunos expertos afirman que este indicador de eficacia es motivo de optimismo, pero la confianza del público puede ser un problema.

«No me preocupa tanto que el Sputnik V sea peligroso o menos efectivo de lo que necesitamos», dijo Judy Twigg, Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad del Commonwealth de Virginia y profesional de la salud mundial. «Me temo que la gente en Rusia estará lista para usarlo».

Una encuesta realizada en octubre por el Centro Levada, el principal encuestador ruso independiente, mostró que el 59% de los rusos no querían vacunarse, aunque fuera gratis.

Denis Volkov, sociólogo y subdirector del Centro Levada, dijo que los encuestados citaron pruebas clínicas inconclusas, señalando que la vacuna estaba «a medio cocer» y que sospechaban de las afirmaciones de que Rusia era el primer país del mundo en tener la vacuna, mientras que otros seguían trabajando por su cuenta.

Algunos trabajadores médicos y profesores encuestados por la Associated Press expresaron su escepticismo sobre la vacuna porque no se completaron las pruebas.

La Dra. Ekaterina Kasyanova del Kemorovo siberiano dijo que no era lo suficientemente fiable y recomendó que su madre, una maestra, tampoco lo usara.

«La vacuna tiene varios meses (…) No se conocen los efectos a largo plazo, no se ha demostrado su eficacia», dijo.

Para otros profesionales de la salud, la decisión de vacunar fue fácil.

«La gente muere aquí todos los días. Todos los días sacamos los cuerpos. ¿Qué hay que pensar?» – dijo la Dra. Marina Pecherkina, especialista en enfermedades infecciosas de la ciudad oriental de Vladivostok. Empezó en octubre porque trabaja con pacientes con coronavirus todos los días.

El alcalde de Moscú, Sergei Sobyanin, dijo que más de 6000 personas recibieron inyecciones durante los primeros cinco días de vacunación, que comenzaron el 5 de diciembre. Pero algunos informes de los medios de comunicación sobre los primeros días de la campaña en Moscú mostraron clínicas y profesionales de la salud vacías que ofrecían vacunas a todos los que venían.

En algunos casos, esto se debe a que la droga debe almacenarse a 18 grados centígrados bajo cero (0,4 grados centígrados) y cada vial contiene cinco dosis. Después de la descongelación, deben ser dados dentro de dos horas o desechados.

La distribución fuera de Moscú y sus alrededores pareció disminuir considerablemente. El Ministro de Salud Mikhail Murashko dijo que todas las regiones comenzaron el proceso el 15 de diciembre.

Según las medidas, puede haber problemas para aumentar la producción y la distribución del medicamento. El Sputnik V utiliza dos vectores de adenovirus para un sistema de dos caracteres, lo que complica la producción. Además, los requisitos de almacenamiento y transporte a baja temperatura complican la distribución de la droga en un país grande.

También ha habido mensajes contradictorios sobre si los pacientes pueden consumir alcohol. La Viceprimera Ministra Tatyana Golikova dijo que las personas vacunadas deben evitar beber tres días antes y después de las inyecciones.

Varios trabajadores médicos de Siberia que habían sido vacunados se presentaron después de infectarse con el virus, pero las autoridades sanitarias dijeron que no era suficiente tiempo para desarrollar anticuerpos.

Advertisement
Clic aquí para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

salud

9 de cada 10 pacientes que llegan a cuidados intensivos con covid fallecen

Los médicos del país advierten de un desastre sanitario si el gobierno no toma medidas restrictivas para los ciudadanos. Dicen que 15 Galens han perdido la vida en 10 días. Además, la tasa de mortalidad en las unidades de cuidados intensivos (UCI) oscila entre el 80 y el 90%, con una alta tasa de mortalidad y una baja facilidad de recuperación. Afirman que los pacientes críticos no pueden esperar o aguantar, como pidió el Presidente Luis Arce.

El ex presidente de la Sociedad Boliviana de Medicina Crítica e Intensiva, Adrián Ávila Hilari, lamenta que las autoridades no estén aprendiendo de la primera oleada, ya que todavía hay escasez de camas, personal e infraestructura.

«Estamos pagando facturas muy altas, nos hemos reunido a nivel nacional y la realidad es en toda Bolivia. Estamos en una ola y ya estamos colapsando. En los últimos 10 días hemos perdido 15 profesionales, profesionales que son irremplazables!» – dijo Ávila, actual presidente de los intensivistas de La Paz.

A su vez, el presidente del Colegio Médico de La Paz, Luis Larrea, dijo que el gobierno no está tomando en serio las consecuencias del virus. El aumento de los casos es alarmante y en los últimos días se ha informado de la vida de más de una docena de médicos.

«El gobierno no está haciendo nada, cree que tener pruebas es suficiente y ese no es el punto. El punto es tener una posición clara, una estrategia clara para defender el país contra el coronavirus». – dijo. Añadió que las vacunas llegan en abril, «así que por ahora tenemos que morir», dijo.

Mortalidad

Ávila informó de que las posibilidades de salir de los cuidados intensivos son mínimas, especialmente en los sectores de alto riesgo.

«Es muy variable, tiene que ser distribuido por grupos de edad. En general, las personas mayores de 60 años, cuando llegan al respirador, prácticamente mueren en un 90 por ciento. Es un alto porcentaje. Otro grupo que hay que definir son las personas que tienen alguna comorbilidad, como los pacientes obesos, los diabéticos, la hipertensión, con algunos problemas de pulmón, la tuberculosis (…) aproximadamente el porcentaje oscila entre el 80 y el 90 por ciento», dijo.

Larrea, por otra parte, pidió un receso electoral de 30 días en el que todos los candidatos dejen de hacer campaña.

Recordó que los trabajadores de la salud han exigido una declaración urgente de emergencia sanitaria y una cuarentena rígida para limitar la propagación del virus.

Ávila redujo que la alta tasa de mortalidad tiene su explicación en el origen del virus, ya que hasta ahora no se ha encontrado una cura.

«Saben muy bien que las vacunas llegarán. Aquí en Bolivia no estamos seguros del clima, pero la vacuna probablemente nos ayuda mucho porque el tratamiento específico para este virus no existe. Por eso la alta tasa de mortalidad en todo el mundo y Bolivia no será una excepción», dijo.

La lluvia radioactiva en las unidades de cuidados intensivos

El presidente de los impulsores de La Paz, Adrián Ávila, advirtió que por cada 100 personas positivas, de tres a cinco requieren cuidados intensivos.

«El país es incapaz de hacer frente al virus. Con la excepción de Tarija, las UCI de todos los departamentos se han colapsado. Las personas en estado crítico requieren cuidados intensivos, no pueden esperar y no hay una respuesta efectiva», dijo.

Recordó que el país contaba con 490 camas y poco más de 200 intensivistas especializados al comienzo de la pandemia, y que la situación es similar ahora, a pesar del aumento de camas.

Los jóvenes no pueden soportar 72 horas en la UCI

La agresividad de la segunda ola de Covid-19 se ha dirigido a personas entre 25 y 45 años, por lo que ahora no sólo apunta a personas mayores de 60 años.

Adrián Avila Hilari, ahora presidente de los intensivistas de La Paz, señala que los síntomas han cambiado y la agresividad es mayor.

¿Qué ha cambiado en esta segunda ola en comparación con la primera? «Estamos viendo gente joven que no vimos en la primera oleada: pacientes entre 25 y 45 años, cuando la primera oleada indicaba personas mayores de 60. Los jóvenes obesos están disminuyendo rápidamente en los cuidados intensivos, y la virulencia parece mucho mayor en comparación con los primeros. No pueden soportar 48 o 72 horas, a pesar de los cuidados intensivos. Si una persona joven piensa que su sistema inmunológico le protegerá en esta segunda ola, no es así. Estamos viendo un aumento de los casos en los jóvenes», dijo Ávila.

El gobierno descarta la cuarentena

El gobierno ayer puso en cuarentena al Departamento de La Paz, a pesar de escuchar los argumentos de las autoridades sanitarias.

El portavoz presidencial Jorge Richter dijo que las mesas legales y económicas funcionarán para ayudar con las necesidades de los centros de salud.

«Por ahora estamos trabajando en una lógica que no incluye la cuarentena, sino en acciones conjuntas», dijo el portavoz.

Continuar lectura

salud

Bolivia roza 17.000 casos de Covid-19 sólo en enero y los hospitales colapsan

En sólo 12 días de enero, Bolivia se acerca a los 17.000 casos confirmados de Covid-19, y los hospitales de emergencia de al menos tres ciudades han ampliado sus camas de internamiento y de la unidad de cuidados intensivos (UCI).

Mientras tanto, algunos hospitales de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz han caído y están pidiendo a las autoridades que aceleren la entrega de artículos, contratos y recursos.

El 8 de enero, el país experimentó un alto pico de casos reportados en 2021 con 2.263 infecciones por día, y en nueve de los primeros 12 días, el número superó las 1.000 infecciones diarias, acumulando un total de 16.637 casos positivos, según el Ministerio de Salud.

Este porcentaje representa el 75 por ciento del total registrado al 31 de diciembre. Los departamentos del eje son los que más han sufrido. Además, el número de muertes ya ha superado las 250.

Aumentar la capacidad

Con este panorama, los hospitales de las ciudades de El Alto, Tarija y La Paz han ampliado su capacidad de ubicación para brindar una mejor atención a los pacientes.

La Viceministra de Salud, Alejandra Hidalgo, anunció ayer que se ha ampliado la capacidad de los hospitales Santiago II de El Alto y Obrero de La Paz.

«El Hospital Santiago II cuenta con un total de 157 camas y se está ampliando a 200 camas de internación y 16 unidades de cuidados intensivos, que hemos ampliado a 23», dijo.

Mientras tanto, el séptimo piso ha sido «refeccionado» en el Hospital Obrero donde se han incluido 20 camas para el internamiento de los pacientes de Covid-19, mientras que otras 21 también se incluirán en el segundo piso, informó la ABI.

En Tarija, el Centro Departamental de Operaciones de Emergencia (COED) determina la ampliación de la capacidad hospitalaria del Hospital San Antonio y la contratación de 150 trabajadores de la salud entre médicos, enfermeras y personal de apoyo.

El objetivo es realizar rastrillajes como medida preventiva contra la propagación del covid-19, informó la ABI.

Colapso

El alcalde de La Paz señaló hace dos días que los hospitales de La Portada y Cotahuma ya no tienen camas disponibles en la sala y la unidad de cuidados intensivos para los ciudadanos que recibieron el Covid-19, informó la red Erbol.

«Si el gobierno central nos hubiera dado ayuda presupuestaria o la contratación de personal médico, podríamos haber ampliado nuestras camas, como lo hizo la gestión anterior», dijo la directora del Hospital Municipal La Portada, Liliana Gonzales.

Pueden acomodar hasta 100 camas, como lo hicieron el año pasado, pero actualmente sólo han incluido 65 espacios, dijo.

El secretario de salud del departamento de Santa Cruz, Joaquín Monasterio, dijo que las UCI de la región están rotas y que los pacientes no pueden ser atendidos por falta de personal.

«Hay que tomar medidas urgentes para dotarnos de recursos humanos. Además de que el gobierno contrate estos limitados recursos del SUS, el gobierno nacional debe proveernos con artículos», dijo.

En Cochabamba, la UCI del Hospital Viedma también colapsó y rechazó la atención de unos cuatro pacientes durante el fin de semana.

Los hospitales piden una cuarentena de cinco días

Ante el acelerado aumento de la infección por Covid-19, los directores del complejo hospitalario de Miraflores en La Paz piden al gobierno que decrete una rígida cuarentena de cinco días para detener el rebrote causado por el colapso del sistema de salud.

El director del Hospital del Niño, Alfredo Mendoza, dijo que la cuarentena daría «un respiro al sistema de salud». «Estamos viviendo en una situación crítica, nuestro sistema de salud es muy débil, no puede responder a la falta de infraestructura, medicinas y trabajadores de la salud», añadió.

Por su parte, el alcalde de La Paz, Luis Revilla, dijo que el COED La Paz está evaluando la implementación de una cuarentena rígida de cinco días.

Leer más…

El 60% de los pacientes de La Portada son adultos

El hospital municipal La Portada de La Paz informa que el 60 por ciento de los pacientes admitidos por el Covid-19 tienen entre 40 y 50 años. Aceptar pacientes de 25 años o más que se recuperen en el centro de salud.

Sin los insumos 20 iu no funciona en El Alto

Después de una inspección del Hospital del Sur de El Alto, el concejal Javier Tarqui señaló que 20 unidades de cuidados intensivos del complejo no funcionan por falta de insumos y medicamentos.

El senador pide que se denuncie el abuso en las clínicas

El senador del MAS Leonardo Loza pidió a la población que denunciara cualquier abuso de los pacientes en las clínicas públicas y privadas. «El ministerio competente debe tomar medidas porque el tema de Covid debe ser combatido y no podemos beneficiarnos, peor aún, económicamente», dijo.

El gobierno proveerá 80 artículos al Hospital del Norte

El ministro de Salud, Edgar Pozo, anunció el sábado que al menos 80 puestos estarán equipados para reclutar personal para el Hospital del Norte de la ciudad de Cochabamba entre médicos, enfermeras y laboratorios.

Continuar lectura

salud

Se han reportado reacciones adversas en 317 argentinos vacunados

Los efectos secundarios reportados después del uso de la vacuna contra el coronavirus Sputnik V en Argentina «fueron leves y moderados, no requirieron hospitalización y están dentro de los parámetros normales de cualquier vacuna», dijeron el viernes pasado los portavoces del Ministerio de Salud argentino a pocos días del inicio de la campaña de vacunación.

Según las autoridades sanitarias, se trata principalmente de fiebre, dolores de cabeza y dolores musculares, y desde que se contagiaron, comenzaron de seis a ocho horas después de la vacunación.

La cartera de salud informó de que hubo 317 casos de reacciones leves después de la vacunación, con 32.013 dosis de Sputnik V ruso entre los profesionales de la salud de la Argentina, que se notificaron en el Registro Federal de Vacunas Nominales (NoMiVac).

Fuentes del Ministerio de Salud dijeron al Télam que la elaboración de esos estudios estaba prevista como parte de la planificación estratégica para vigilar los acontecimientos relacionados con la vacunación.

Esos registros y controles «se planifican y se reflexionan en la planificación estratégica, y existe un sistema de registro en el sistema nacional de vigilancia.

En este caso, se ha hecho un esfuerzo por inducir a las jurisdicciones y zonas de vacunación a registrar acontecimientos como el dolor en el lugar de la vacunación, la fiebre, la fiebre o el dolor muscular». – añadieron.

Por último, explicaron que hasta ahora «los registros en la Argentina están en consonancia con las fases 1 y 2 de la investigación rusa» y que «los efectos secundarios negativos están en consonancia con las expectativas».

A su vez, agregaron que estos leves efectos secundarios «ocurren dentro de las 24 horas de la aplicación de la vacuna y desaparecen dentro de las 24 a 48 horas de su administración».

La distribución de 300.000 dosis de la vacuna Sputnik V en el país finalizó el pasado lunes 28, en una campaña que requiere tareas ininterrumpidas durante 24 horas y el uso de cientos de conservantes, toneladas de hielo seco y un gran número de camiones para iniciar el domingo el histórico programa de vacunación para miles de profesionales de la salud en todas las provincias.

De conformidad con el proyecto de asignación de dosis «federal, justa y proporcionada» para cada provincia, el plan de vacunación comenzó el martes 29 de diciembre, mientras que cada jurisdicción comenzó a desarrollar su propio plan de aplicación de dosis.

El mismo día en que se iniciaron las solicitudes, la Directora de Evaluación de Medicamentos y Documentación de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat), Agustina Bisio, dijo que la documentación relativa al Sputnik V recibida por el organismo «es tan detallada como la de otros estudios» y afirmó que «otras vacunas aprobadas en todo el mundo tienen más casos de efectos adversos» que la desarrollada por Rusia.

«Asegúrate de que estamos aquí para tratarlos», dijo Bisio, enfatizando que en el caso del Sputnik V, «la incidencia de los eventos no alcanza el 1%», mientras que «los informes de otras vacunas tienen muchos eventos adversos, y más graves y con un impacto mayor de hasta el 1%».

Continuar lectura

Mejores Noticias