Connect with us

salud

La vacuna COVID-19 causa reacciones encontradas en Rusia

«Mientras que las vacunas contra el coronavirus desarrolladas en Occidente fueron recibidas con entusiasmo, la versión rusa tuvo una respuesta diferente. Se informó de que algunas clínicas de Moscú que ofrecían la vacuna a los trabajadores de la salud y a los maestros, en la parte superior de la lista, estaban vacías.

Los miembros del Kremlin y los medios de comunicación controlados por el Estado presentaron la vacuna del Sputnik como un hito cuando fue aprobada el 11 de agosto.

Pero entre los rusos, las esperanzas de que la droga cambiara el curso de la crisis del coronavirus se mezclaron con escrúpulos y escepticismo, lo que reflejaba las preocupaciones sobre la forma de lanzar la vacuna acelerada mientras se estaban realizando investigaciones para garantizar su eficacia y seguridad.

Rusia ha sido criticada internacionalmente por autorizar una vacuna que no ha sido objeto de investigaciones avanzadas entre decenas de miles de personas, y expertos tanto en el país como en el extranjero han advertido contra su uso generalizado hasta que se complete la investigación.

A pesar de estas advertencias, las autoridades comenzaron a ofrecerla a ciertos grupos de alto riesgo como personal médico de primera línea, semanas después de que la droga fuera autorizada. Alexander Gintsburg, director del Instituto Gamaleya, que desarrolló la vacuna, dijo la semana pasada que más de 150.000 rusos la recibieron.

Uno de ellos fue el Dr. Alexander Zatsepin, un especialista en cuidados intensivos en Voronezh, una ciudad a 500 kilómetros (310 millas) al sur de Moscú, lo que se decidió en octubre.

«Hemos estado trabajando con los pacientes de COVID-19 desde marzo y cada día cuando volvemos a casa, nos preocupamos por la infección de nuestros familiares. Así que cuando hubo una oportunidad de protegerlos a ellos y a mí, pensé que debía aprovecharla», dijo.

Sin embargo, Zatsepin dijo que continuara tomando precauciones contra la infección, porque la investigación sobre la eficacia de la vacuna aún no se ha completado.

«Todavía no hay una confianza absoluta»

Después de que el Reino Unido anunciara el 2 de diciembre que había autorizado la vacuna desarrollada por las compañías farmacéuticas Pfizer y BioNTech, el presidente ruso Vladimir Putin dijo a las autoridades que lanzaran una campaña de vacunación a gran escala, mostrando el interés de Moscú en liderar la lucha contra la pandemia.

Rusia aprobó la vacuna después de haberla probado en unas pocas docenas de personas y la presentó como «la primera en el mundo» en ser aprobada. Los desarrolladores lo llamaron «Sputnik V», en referencia al primer satélite del mundo lanzado por la Unión Soviética en 1957 durante la Guerra Fría.

Hay más en juego que el orgullo nacional. Rusia ha registrado más de 2,7 millones de casos de COVID-19 y más de 48.000 muertes y quiere evitar otra cuarentena perjudicial.

El 2 de diciembre Putin estableció un objetivo de alrededor de dos millones de dosis en los días siguientes. A pesar del limitado suministro a los 146 millones de habitantes del país, Moscú amplió inmediatamente la lista de personas que podían recibirlo.

La vacuna es gratuita para cualquier empleado de instituciones educativas o de salud, tanto públicas como privadas, así como para los trabajadores sociales y municipales, los trabajadores de comercios y servicios y los artistas.

La Agencia Europea de Medicamentos declaró que no recibía ninguna solicitud de autorización de los fabricantes en la Unión Europea, pero que algunos datos se ponían a disposición de la Organización Mundial de la Salud.

El organismo de las Naciones Unidas no suele autorizar las vacunas por su cuenta y espera el veredicto de los organismos reguladores.

Según los medios de comunicación, el uso de la vacuna rusa se está considerando en un proyecto mundial dirigido por la OMS para distribuir las vacunas COVID-19 a los países más pobres.

A diferencia del Reino Unido, donde las primeras vacunas son para los ancianos, el Sputnik V da prioridad a las personas entre 18 y 60 años de edad sin enfermedades crónicas, que no están embarazadas ni amamantando.

Sus creadores dijeron que los datos de la investigación sugieren que la droga tiene una eficacia del 91%, una conclusión basada en 78 infecciones entre casi 23.000 participantes.

Son mucho menos positivos que las compañías farmacéuticas occidentales reunidas en sus últimos estudios antes de analizar la eficacia de sus candidatos a la vacunación. No se han publicado datos importantes del estudio ruso, como el perfil demográfico de los participantes.

Algunos expertos afirman que este indicador de eficacia es motivo de optimismo, pero la confianza del público puede ser un problema.

«No me preocupa tanto que el Sputnik V sea peligroso o menos efectivo de lo que necesitamos», dijo Judy Twigg, Profesora de Ciencias Políticas en la Universidad del Commonwealth de Virginia y profesional de la salud mundial. «Me temo que la gente en Rusia estará lista para usarlo».

Una encuesta realizada en octubre por el Centro Levada, el principal encuestador ruso independiente, mostró que el 59% de los rusos no querían vacunarse, aunque fuera gratis.

Denis Volkov, sociólogo y subdirector del Centro Levada, dijo que los encuestados citaron pruebas clínicas inconclusas, señalando que la vacuna estaba «a medio cocer» y que sospechaban de las afirmaciones de que Rusia era el primer país del mundo en tener la vacuna, mientras que otros seguían trabajando por su cuenta.

Algunos trabajadores médicos y profesores encuestados por la Associated Press expresaron su escepticismo sobre la vacuna porque no se completaron las pruebas.

La Dra. Ekaterina Kasyanova del Kemorovo siberiano dijo que no era lo suficientemente fiable y recomendó que su madre, una maestra, tampoco lo usara.

«La vacuna tiene varios meses (…) No se conocen los efectos a largo plazo, no se ha demostrado su eficacia», dijo.

Para otros profesionales de la salud, la decisión de vacunar fue fácil.

«La gente muere aquí todos los días. Todos los días sacamos los cuerpos. ¿Qué hay que pensar?» – dijo la Dra. Marina Pecherkina, especialista en enfermedades infecciosas de la ciudad oriental de Vladivostok. Empezó en octubre porque trabaja con pacientes con coronavirus todos los días.

El alcalde de Moscú, Sergei Sobyanin, dijo que más de 6000 personas recibieron inyecciones durante los primeros cinco días de vacunación, que comenzaron el 5 de diciembre. Pero algunos informes de los medios de comunicación sobre los primeros días de la campaña en Moscú mostraron clínicas y profesionales de la salud vacías que ofrecían vacunas a todos los que venían.

En algunos casos, esto se debe a que la droga debe almacenarse a 18 grados centígrados bajo cero (0,4 grados centígrados) y cada vial contiene cinco dosis. Después de la descongelación, deben ser dados dentro de dos horas o desechados.

La distribución fuera de Moscú y sus alrededores pareció disminuir considerablemente. El Ministro de Salud Mikhail Murashko dijo que todas las regiones comenzaron el proceso el 15 de diciembre.

Según las medidas, puede haber problemas para aumentar la producción y la distribución del medicamento. El Sputnik V utiliza dos vectores de adenovirus para un sistema de dos caracteres, lo que complica la producción. Además, los requisitos de almacenamiento y transporte a baja temperatura complican la distribución de la droga en un país grande.

También ha habido mensajes contradictorios sobre si los pacientes pueden consumir alcohol. La Viceprimera Ministra Tatyana Golikova dijo que las personas vacunadas deben evitar beber tres días antes y después de las inyecciones.

Varios trabajadores médicos de Siberia que habían sido vacunados se presentaron después de infectarse con el virus, pero las autoridades sanitarias dijeron que no era suficiente tiempo para desarrollar anticuerpos.

Advertisement
Clic aquí para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

salud

El gobierno de Hidalgo investigará la muerte de una mujer tras su vacunación

El milenio digital
México / 11/03/2021 17:00:17
El gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, anunció que ha solicitado una investigación para encontrar la causa de la muerte de una mujer que se sintió mal después de vacunarse contra el coronavirus esta mañana.

María Solís Godínez, de 75 años, acudió al módulo de vacunación contra el coronavirus ubicado en la Estación Acapulco, en la cabecera municipal de Metepec, donde se vacunó.

Después de la inyección, sus familiares dijeron que empezó a sentir malestar y luego se desmayó, por lo que fue llevada al hospital, donde se anunció que no tenía signos vitales.

Fayad dijo que, en consulta con el Ministerio Federal de Sanidad, pidió que se diera a conocer el caso para saber la causa de la muerte de la mujer.

Continuar lectura

salud

Chile amplía el estado de catástrofe pandémica hasta el 30 de junio

Chile prorrogará por otros 90 días, hasta el 30 de junio, el estado constitucional de emergencia por catástrofe pública que rige actualmente en el país como marco restrictivo para combatir la pandemia de coronavirus.

El Senado chileno aprobó este miércoles la solicitud del presidente del país, Sebastián Piñera, al Congreso Nacional para prorrogar la medida, que ya había recibido el visto bueno de la Cámara de Diputados y que, por tanto, estaba lista para ser firmada por el mandatario.

La Cámara Alta ratificó por mayoría de 27 votos a favor, 8 en contra y 8 abstenciones el despacho presentado por el Presidente, que requería la aprobación del Congreso Nacional para adoptar esta ampliación del alcance del estado de catástrofe más allá de un año, desde que se decretó por primera vez.

La medida se promulgó por primera vez el 18 de marzo de 2020 para un periodo de 90 días, apenas dos semanas después de la primera infección confirmada de covid-19 en el país.

Desde entonces, se ha prorrogado en tres ocasiones por periodos iguales de 90 días, la última el 3 de diciembre de 2020, y que finaliza el 13 de marzo.

Este estado de excepción permite restricciones de movimiento y de reunión, así como un decreto de cuarentena, toques de queda y otras medidas para evitar la circulación del virus.

En su moción, Piñera argumentó que la aplicación del estado de excepción ha permitido la aplicación efectiva de las medidas dispuestas por la autoridad sanitaria para el manejo y control de la enfermedad.

Al inicio de la sesión del miércoles, el Ministro General de la Presidencia, Juan José Ossa, incidió en el valor de la medida para garantizar la salud de los chilenos y añadió que si no se prorroga, se suspenderán las distintas ayudas sociales y económicas que se prestan a las familias porque dependerán de la duración del estado de emergencia.

Los senadores de la oposición que se opusieron a la prórroga de la medida argumentaron que no se han aportado pruebas científicas que demuestren la eficacia del estado de emergencia para hacer frente a la pandemia.

También señalaron que hay encuestas de opinión que indican que el 75% de la gente cree que el toque de queda se está utilizando para la política pública de salud 20.

SITUACIÓN DE PANDEMIA

Chile ha experimentado en los últimos días un aumento en el número de contagios de covid-19, que en algunos casos se acercó al pico de la pandemia en junio de 2020, así como un aumento en la ocupación de camas en las unidades de cuidados intensivos (UCI), lo que ha llevado a volver a la cuarentena en muchos sectores del país.

El número total de personas diagnosticadas con covid-19 desde la llegada de la pandemia a Chile ascendió el miércoles a 867.949, mientras que el número de muertes se elevó a 21.206.

Paralelamente, Chile está llevando a cabo un exitoso proceso de vacunación, líder en América Latina y el mejor del mundo, siendo Israel el país que más rápido está vacunando con una dosis por cada 100 personas, inyectando ya una dosis de casi 4,5 millones de personas de las 19 que hay en el país.

Continuar lectura

salud

Temen que Brasil sea una incubadora de mutaciones e influya en sus vecinos

Aunque el pasado mes de diciembre un candidato de la empresa farmacéutica belga Janssen entró en la fase final (III) de los ensayos clínicos, el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) -que si no se trata provoca el sida- lleva ya una década sin que se consiga un fármaco que impida su infección crónica en el cuerpo humano.

Mientras que 38 millones de personas en todo el mundo están infectadas por este virus, otro patógeno, el SARS-CoV-2, ha conseguido en apenas año y medio que la industria farmacéutica desarrolle vacunas funcionales que estimulan eficazmente la respuesta inmunitaria y que incluso han revolucionado la biotecnología.

En esta carrera, ganaron la urgencia de detener el contagio masivo, la experiencia previa con brotes de otros coronavirus y la urgencia de los medicamentos que contienen covid-19.

Es esta situación tan dispar la que ha plagado las redes sociales de preguntas sobre las diferencias entre ambas enfermedades, por qué una lleva décadas evolucionando y la otra ha surgido tan rápidamente, y si hay intereses ocultos que han obstruido la vacuna contra el sida y limitado su financiación.

LA URGENCIA CAUSADA POR LA TRANSMISIÓN MASIVA

Lo primero que indican varios expertos consultados es que el nuevo coronavirus muestra facilidad de transmisión en comparación con el VIH, y eso se ha reflejado en más de 114 millones de infectados, y unos 2,5 millones han muerto desde el inicio de la pandemia en 2019.

«Esta rapidez en el desarrollo de vacunas está relacionada con el impacto: El CoV-2 del SARS es un virus de transmisión respiratoria, por lo que se espera su capacidad de afectar muy rápidamente a grandes grupos de población, incluida toda la población mundial», dijo a Efe José David Urbaez, director científico de la Sociedad de Infectología del Distrito Federal de Brasil.

«La transmisión del VIH, en cambio, es sexual, vertical (de la madre al feto) o por compartir sangre contaminada. Esto limita enormemente su capacidad de propagación en comparación con el virus respiratorio», añadió.

En esto coincide Jarbas Barbosa, director adjunto de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), quien pidió al efecto también que «el covidio-19 es la mayor amenaza para la salud pública a la que se ha enfrentado la humanidad en un siglo».

«Al principio, el VIH era una enfermedad sin cobertura, casi como una sentencia de muerte, y hoy es una enfermedad crónica que se trata, que se puede prevenir y que hay muchas opciones», añadió un epidemiólogo de la Escuela Nacional de Salud Pública Fundación Oswaldo Cruz de Río de Janeiro.

SE TRATA DE VIRUS MUY DIFERENTES

En segundo lugar, los investigadores señalan la divergencia en la complejidad de la estructura de cada virus.

«Hay diferencias fundamentales entre el SARS-CoV-2 y el VIH. Aunque ambos son virus, el SARS-CoV-2 es una infección muy sencilla», explicó Peter Godfrey-Fausset, asesor científico de ONUSIDA y profesor de salud internacional en la London School of Hygiene and Tropical Medicine, en un informe del pasado 9 de febrero.

«La enfermedad puede ser complicada, a veces misteriosa, pero se sabe que casi todas las personas infectadas por el SRAS-CoV-2 desarrollan anticuerpos contra la proteína S, y esto es lo que neutraliza el virus y lleva a la recuperación de las consecuencias de la eliminación del virus», dijo.

En el caso del VIH, aunque el organismo también crea estos elementos, «desgraciadamente muy pocos consiguen eliminar la infección y estos anticuerpos son insuficientes para neutralizar el VIH», según Godfrey-Fausset.

Esto tiene una fuerte relación con la producción de una vacuna que consiga frenar con éxito esta enfermedad de transmisión sexual porque, como completa Barbosa, dependiendo de la complejidad del virus, es «más fácil» o no desarrollar un fármaco.

«Además, cuando se tiene un tratamiento que puede reducir el título del virus a cero, como tenemos hoy en día -en el caso del VIH-, hay menos interés en desarrollar una vacuna porque ya se tiene una herramienta para controlar la enfermedad». – añadió.

EL VIH MUTA RÁPIDAMENTE

La tercera arista de esta encrucijada científica es la acelerada mutación que ha registrado el virus del sida en los últimos 50 años, que proviene precisamente de la compleja estructura del patógeno.

«La envoltura del VIH, similar a una espiga, es una estructura compleja que se encuentra en la superficie del virus. Está cubierto de azúcares y su sitio activo está muy profundo, por lo que es difícil de alcanzar», explicó Godfrey-Fausset.

Según el experto de la ONU, «el VIH es un retrovirus» que «copia su carga genética y la integra en el código genético humano». Cuando lo copias, no lo haces exactamente, por lo que hay errores. Esto significa que la proteína envolvente y el propio VIH cambian constantemente, modificando su aspecto, lo que dificulta la protección de los anticuerpos».

La misma visión tiene Urbaez, para quien -según su experiencia- el VIH tiene una «intensa capacidad para mutar»: «la célula que parasita el virus, el linfocito T CD4, es también el gran coordinador de toda la respuesta inmunitaria y las estructuras utilizadas como vacuna pueden no tener un efecto estimulante porque no son reconocidas».

EXPERIENCIA PREVIA CON OTROS CORONAVIRUS

El director adjunto de la OPS señaló a Efe como el cuarto punto clave en la «facilidad» de desarrollo de al menos 290 proyectos de vacunas contravenosas registrados hasta la fecha: El coronvirus SARS-CoV-2 no es único, y los científicos llevan años aprendiendo a combatir epidemias anteriores.

«Tuvimos la epidemia de SARS en 2003, la de MERS en 2011. Esas dos epidemias fueron producidas por virus que son como primos, vienen de la misma familia. Así que ya ha habido muchos intentos de conseguir vacunas contra el coronavirus», añadió Barbosa.

Esto se explica también en que «la vacuna es hoy la única herramienta» para combatir el coronavirus, «junto con medidas no farmacológicas como el uso de mascarilla, mantener el estato físico o evitar la aglomeración», explicó.

¿FALTA DE FINANCIACIÓN?

Tampoco es cierto que la financiación para encontrar una vacuna eficaz contra el VIH sea insuficiente, ya que en la última década se han invertido unos 1.000 millones de dólares al año en investigación y desarrollo, según ONUSIDA.

«¿Es mucho o poco? Corresponde a cerca del 5% del presupuesto para la respuesta global al VIH. Se podría decir que ha tenido un éxito limitado», afirma Godfrey-Fausset en su artículo.

De hecho, como señaló la asesora científica de la ONU, en 2009 había una gran expectación por una vacuna candidata desarrollada en Tailandia que parecía proporcionar cierta protección contra la infección del VIH, aunque no superaba el 30%, según sus datos.

Sin embargo, la financiación sostenida se produjo una década después de que Janssen anunciara el pasado diciembre que su prototipo de vacuna contra el VIH, que curiosamente utiliza la misma tecnología que su fármaco covid-19, iniciaría la fase final de sus ensayos clínicos en los que se administraría a seres humanos.

Según el estudio, publicado en la revista The Lancet, las pruebas finales se llevarán a cabo en un plazo de 24 a 36 meses bajo el mecanismo del Mosaico, en el que se administrará inicialmente en hospitales y clínicas de todo México y luego se distribuirá en Argentina, Brasil, Italia, Perú, Polonia, España y Estados Unidos.

Continuar lectura

Mejores Noticias