Connect with us

Ultimas Noticias

la policía registra las casas de altos funcionarios franceses en el caso de COVID-19

La policía francesa registró el jueves las casas del ex primer ministro Edouard Philippe, de los actuales y anteriores ministros de salud y de otros altos funcionarios como parte de una investigación sobre la respuesta del gobierno a la pandemia mundial del virus de la corona.

El Ministerio de Salud confirmó la búsqueda al amanecer, que cubrió las oficinas del actual Ministro de Salud Olivier Veran.

Llegaron un día después de que el presidente francés Emmanuel Macron anunciara un toque de queda en la región de París y otras ocho áreas metropolitanas francesas para hacer frente al creciente número de nuevas infecciones.

Los pacientes de COVID-19, médicos, personal de prisiones, policías y otros en Francia han presentado 90 denuncias legales sin precedentes en los últimos meses, especialmente debido a la falta de máscaras y otros equipos.

Un tribunal francés especial ha ordenado una investigación sobre cómo el gobierno está haciendo frente a la crisis del virus coronario.

Entre las personas cuyas casas han sido registradas están Philippe, Veran, su predecesora Agnes Buzyn, el jefe de salud nacional Jerome Salomon, y Sibeth Ndiaye, una ex portavoz del gobierno. La oficina de Veran también fue registrada.

Salomón canceló abruptamente una entrevista en vivo en la madrugada en el canal de noticias francés BFM-TV por «razones personales», según la cadena.

Jean-Luc Reitzer, miembro del parlamento francés de la oposición que fue hospitalizado por un grave caso de coronavirus, dijo que estaba sorprendido por la búsqueda.

«¿Creen seriamente nuestros ciudadanos que las carencias que eran reales eran voluntarias?» preguntó en la BFM.

Ultimas Noticias

La OMS advierte a los hospitales que se enfrentan a la epidemia de COVID-19 en Europa

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido que los hospitales y las unidades de cuidados intensivos están trabajando casi o por encima de sus posibilidades en «demasiados países» mientras la epidemia de coronavirus sigue creciendo en toda Europa.

Se han introducido nuevas restricciones en todo el continente, ya que los países han tratado de hacer frente a una segunda oleada del virus, que está causando un número récord de casos.

En toda Europa, el número de infecciones desde la pandemia ha aumentado en más de 8,2 millones y más de 258.000 personas han muerto a causa del COVID-19.

Francia, que fue el segundo país de Europa occidental en superar el millón de casos notificados, amplió el toque de queda imponiendo a por lo menos 46 millones de habitantes restricciones adicionales que están actualmente en vigor.

Alemania ha alcanzado un sombrío hito, registrando más de 10.000 muertes por el virus, a primera hora del sábado, convirtiéndose en el sexto país europeo en hacerlo.

La República Checa y Bélgica se vieron particularmente afectadas por la segunda ola, que comenzó a engullir el continente en septiembre. Ambos países tienen tasas de incidencia de COVID-19 de 14 días de más de 1.000 casos por cada 100.000 habitantes.

La República Checa registró 15.250 nuevos casos el viernes, el mayor incremento diario de la historia.

También se registraron 126 muertes en una noche, lo que aumenta el número de muertes en el país hasta 1971.

Por temor a que el sistema de salud se viera desbordado, se construyeron hospitales militares de campaña en Praga y sus alrededores.

En el resto de Europa oriental, varios países han introducido nuevas medidas y las cosas están fuera de control.

El presidente polaco Andrzej Duda ha dado positivo para el virus, anunció el gobierno el sábado.

«Hay un aumento exponencial de los casos de COVID-19 en demasiados países, lo que lleva a que los hospitales y unidades de cuidados intensivos estén casi o por encima de su capacidad, y todavía estamos sólo en octubre», dijo el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, DIRECTOR DE LA OMS. El general en una reunión informativa el viernes.

En otras partes del mundo, los Estados Unidos registraron un número diario récord de casos de COVID-19, y el Proyecto de Seguimiento de Covid, citando datos de las autoridades sanitarias estatales locales, informó de 83.010 nuevos casos el viernes.

Se ha introducido un toque de queda en Europa
En muchos países europeos se ha introducido o se está considerando la posibilidad de introducir un toque de queda para tratar de hacer frente al aumento del número de casos.

Francia ha ampliado el toque de queda a otros 38 departamentos en los que las personas deben permanecer en sus casas entre las 21.00 y las 6.00 horas. Nueve áreas metropolitanas ya fueron reducidas la semana pasada.

«Tenemos que hacerlo», dijo Macron, ya que un nuevo récord de 42.032 casos positivos de COVID-19 fue reportado el viernes dentro de las 24 horas, dando un total de 1.041.075 casos confirmados desde que el brote comenzó en marzo.

«Noviembre será difícil», dijo el Primer Ministro Jean Castex el viernes, añadiendo que el gobierno podría tomar medidas más restrictivas.

Cientos de personas se enfrentaron a la policía en Nápoles, ya que la mayoría de los jóvenes protestaron contra la introducción de un toque de queda en la zona.

Además de la región de Nápoles, el toque de queda es válido en Italia en la región del Lacio, en la región de Roma y en Lombardía, en la región de Milán

En las dos ciudades principales de Grecia, Atenas y Salónica, hay un toque de queda desde el sábado.

Y en España, que es el primer país de Europa Occidental que supera el millón de casos, varias regiones han pedido al gobierno central que introduzca un toque de queda.

El deterioro de la situación en Europa del Este
El presidente polaco Andrzej Duda ha dado positivo por coronavirus, dijo el sábado el Secretario de Estado de Asuntos Exteriores. presidencia polaca, ya que Polonia se enfrenta a una pandemia agravada.

«Como era de esperar, el Presidente Andrzej Duda fue examinado ayer por la presencia del coronavirus. La prueba dio positivo. El presidente está bien», escribió Blazej Spychalski en Twitter.

Ante el repentino aumento de los accidentes, toda Polonia se encontraba el sábado en la «zona roja», que hasta ahora sólo afectaba a las grandes ciudades y sus alrededores.

Los restaurantes y las escuelas primarias estarán parcialmente cerrados y los estudiantes de secundaria y universitarios practicarán la educación a distancia. Se prohibirán las celebraciones de bodas y se limitará estrictamente el número de personas en las tiendas, el transporte y las iglesias.

En la vecina Eslovaquia, el toque de queda está vigente desde el sábado hasta el 1 de noviembre.

La suspensión parcial se ha establecido desde el sábado en Eslovenia, donde el Ministro de Relaciones Exteriores Anze Logar dio positivo para el coronavirus.

Continuar lectura

Ultimas Noticias

«Oportunidad histórica»: Chile vota para reemplazar la constitución de la época de la dictadura

Después de una ola de protestas masivas y una pandemia, el pueblo de Chile va a las elecciones el domingo para un referéndum histórico sobre si el país debe abolir la constitución de la época de la dictadura y escribir una nueva.

Las encuestas de opinión sugieren que el electorado votará «sí», poniendo fin al estatuto de 40 años impuesto por el general Augusto Pinochet y que muchos chilenos consideran desde hace tiempo como la fuente de muchas de sus quejas.

La votación se produce un año después de que estallaran las protestas antigubernamentales en la capital de Chile, Santiago, que se desencadenaron por un ligero aumento de las tasas de transporte público pero que se convirtieron en un prolongado levantamiento debido a las desigualdades sociales y políticas y se extendieron a otras ciudades.

Las tensiones aumentan en vísperas del referéndum, alimentadas por los violentos enfrentamientos del pasado domingo en una reunión de decenas de miles de chilenos para conmemorar el aniversario del inicio de las protestas masivas. Varias comisarías de policía también fueron atacadas y dos iglesias fueron quemadas.

La nueva constitución fue una de las demandas hechas por los manifestantes el año pasado cuando inundaron las calles durante casi tres meses para calmar su ira y pedir un cambio.

Los manifestantes han planteado una amplia variedad de temas: desde pensiones de mala calidad, atención sanitaria y educación, hasta derechos de agua privados y abusos crónicos sufridos por la minoría indígena de Chile.

Las protestas fueron, con mucho, las mayores en Chile desde su retorno a la democracia en 1990 y sacudieron gravemente al país de 19 millones de habitantes, considerado hasta hace poco como uno de los países más estables y prósperos de América Latina.

Dejaron al menos 30 chilenos muertos y miles de heridos. Según el Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile, 460 personas sufrieron lesiones oculares, principalmente causadas por los proyectiles de goma de la policía y los botes de gas lacrimógeno. Aunque las manifestaciones masivas fueron en su mayoría pacíficas, los rebeldes y vándalos incendiaron tiendas y negocios y destruyeron estaciones de metro, causando daños estimados en varios miles de millones de dólares.

«Sólo ayuda a los hombres de negocios»

En noviembre, mientras crecía la presión sobre el profundamente impopular presidente de Chile, el multimillonario Sebastián Piñer, los partidos políticos del Congreso llegaron a un acuerdo para celebrar un referéndum constitucional en abril. Este fue posteriormente pospuesto debido a una pandemia de coronavirus.

Desde entonces, este tema ha sido muy debatido. A principios de este año, un ama de casa de 60 años, dijo que acoge con satisfacción la nueva constitución porque la actual «sólo ayuda a los empresarios, no al público». El vendedor de limones de 47 años, Juan Carlos Godoy, dijo: «No vemos cómo esto cambiará nuestras vidas».

El referéndum preguntó a los chilenos si querían deshacerse de la constitución de 1980, y si es así, cómo se debería redactar una nueva. Se ofrece a los votantes la posibilidad de elegir entre una asamblea constitucional completamente nueva y elegida o un órgano híbrido compuesto por los legisladores actuales y los ciudadanos elegidos.

Se espera que los debates continúen durante meses, ya que la asamblea se pregunta en qué país debería convertirse Chile ahora. Una vez completada, la nueva constitución será sometida a un segundo referéndum.

Muchos chilenos quieren abandonar el documento de la época de Pinochet porque lo ven como un símbolo de la dictadura y la encarnación de un sistema económico que pone la economía de mercado por encima de la prosperidad social.

El país tiene ahora una «oportunidad histórica» de sustituir la «constitución ilegal… establecida por el dictador e impuesta por la fuerza, «un nuevo acuerdo social», dijo Claudio Nash, profesor de derecho internacional de la Universidad de Chile.

«En Chile, el derecho a la salud no está garantizado como un derecho», dijo. «Lo que sí está garantizado es la libertad de las personas para elegir el sistema de salud que deseen -público, privado-, pero el acceso a una atención sanitaria de calidad no está garantizado».

«No obtendrá lo que se le prometió»

Sin embargo, algunos chilenos están discutiendo si la nueva constitución resolverá los problemas fundamentales del país.

«Me temo que nos estamos preparando para un proceso que finalmente fracasará y llevará a la gente a un mayor nivel de desilusión con el sistema político porque no reciben lo que se les prometió», dijo el politólogo Patricio Navia, durante una discusión en el Wilson Center la semana pasada.

Navia argumentó que los chilenos están buscando principalmente una nueva carta que les proporcione derechos sociales ampliados. «Lo que obtendrán es una constitución completamente nueva, no necesariamente una carta de derechos más larga que se pueda hacer cumplir», dijo.

Navia señaló que aquellos que redacten una nueva constitución no abordarán el costo de las promesas que contiene, y dijo que el próximo gobierno de Chile estará bajo una intensa presión porque «simplemente no podrán recaudar suficiente dinero».

 

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator

Continuar lectura

Ultimas Noticias

Coronavirus: Joe Biden promete que la vacuna será «gratis para todos» en EE.UU. como parte del plan para combatir el virus.

El candidato presidencial demócrata y ex vicepresidente Joe Biden prometió el viernes que la futura vacuna contra el coronavirus sería «gratis para todos» como parte de su plan nacional de lucha contra la pandemia si es elegido para la Casa Blanca.

«Una vez que tengamos una vacuna segura y eficaz, debería ser gratuita para todos, tanto si están asegurados como si no», dijo, describiendo su plan para «adelantarse al virus» en Wilmington, Delaware, sólo 11 días antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

El presidente Donald Trump, que va a la zaga de Biden en las encuestas, también quiere que la futura vacuna contra el virus, que puede estar lista en las próximas semanas, sea gratuita.

Los demócratas culpan al multimillonario republicano por la falta de una respuesta federal fuerte a la pandemia que mató a más de 223.000 personas en los Estados Unidos, el país más afligido.

«COVID-19 supera todo lo que hemos visto en la historia reciente y no muestra signos de desaceleración», dijo Biden, señalando que «el virus está creciendo en fuerza en prácticamente todos los estados» de Estados Unidos.

«Estamos en crisis desde hace casi ocho meses y el presidente todavía no tiene ningún plan», dijo el ex vicepresidente de 77 años.

«Te dejó. Te dejó, dejó a tu familia y abandonó América», dijo en un discurso televisado.

Si es elegido, el candidato demócrata se comprometió a introducir «inmediatamente» una estrategia nacional «para finalmente adelantarse al virus y empezar a vivir de nuevo».

Quiere consultar con los gobernadores de 50 estados durante el período de transición, antes de la toma de posesión el 20 de enero.

Después de asumir el cargo en particular, pedirá al Congreso que apruebe una importante ley para financiar la lucha contra el coronavirus e introducir el uso obligatorio de máscaras en los edificios federales y el transporte interestatal.

Trump defendió la forma en que manejó la pandemia de la corona en el último debate presidencial de la campaña electoral del jueves, a pesar del aumento del número de nuevos casos diarios en el país.

«Estamos dando la vuelta, estamos doblando la esquina», dijo Trump. «Se ha ido».

Continuar lectura

Mejores Noticias