Connect with us

Tragedia

Escenas de la ciudad más pobre de Brasil

La ciudad amazónica de Manaus ha estado luchando durante semanas con el horror que el resto de Brasil ha ignorado parcialmente por consejo de su presidente, Jair Bolsonaro.

No está claro cómo el coronavirus, como Bolsonaro llamó a la «pequeña gripe», llegó a este remoto lugar del Amazonas. Destruyó las áreas ricas y luego se trasladó a las más pobres. Ahora golpea a las comunidades indígenas que viven en los suburbios y los barrios bajos.

Aquí están algunas de las personas que hemos conocido recientemente y sus historias.

Los vuelos de la misericordia
La puerta a ambos lados del avión se abre cuando los médicos con trajes de protección contra materiales peligrosos entran para llegar a los pacientes gravemente enfermos, llevándolos a una ambulancia.

Manaos no es la ciudad que quieres salvar – es la ciudad más afectada en Brasil desde el virus de la corona – y aún así da esperanza a los más graves enfermos en la zona del Amazonas.

Este vuelo trajo a dos personas de la parte baja del río en Parintins, una ciudad con una población de poco más de 100.000 habitantes a unos 370 km.

Necesitan la atención médica que Manaos puede proporcionarles. Uno de los pacientes, un hombre, es capaz de moverse con la ayuda de los médicos en una camilla. El único movimiento del segundo paciente, una mujer, es el lento movimiento de su pecho.

Las ambulancias en espera toman a estos dos. La tripulación comienza a limpiar y renovar el avión. Este equipo nunca perdió un paciente en el vuelo, aunque tuvo que intubar uno en el aire.

La Dra. Selma Haddad se quita la ropa protectora sobre el asfalto e inhala el aire. «Es muy difícil. Llevas un peso que no ves. Cada vez que me lo pongo».

Más de 1.500 tumbas han sido excavadas en el cementerio de Parque Taruma desde la pandemia en el Amazonas. La gente y el equipo pesado a veces trabajan de noche para satisfacer la demanda, abriendo grandes zanjas como tumbas masivas.

Cinco ataúdes, que llegan en sólo dos horas, se colocan en una fosa colectiva.

De luto por su madre está Pedro Chaves, enfadado porque tiene que esperar a que la excavación se llene antes de cubrir el ataúd. «Estamos aquí unos 30 minutos y estamos esperando más cuerpos», dice. «Sólo quiero poner a mi madre allí y terminar. Mi familia no lo necesita».

Chaves dice que su madre murió por complicaciones de la diabetes, no por el virus. Otros afirman que el Covid-19 no fue culpable de sus pérdidas. Con un número tan pequeño de pruebas, no se puede estar seguro.

Mientras un constante desfile de residentes enojados y angustiados pasa por el cementerio, los trabajadores se sientan en un rincón, martillando cruces improvisados y fronteras de entierro juntos en la humedad del Amazonas.
Los indígenas llenan el hospital de campaña

Al otro lado de la ciudad, en el recién construido hospital de campaña Gilberto Novaes, llega una corriente de nuevos pacientes. Una docena de nativos de los límites exteriores de la ciudad ruedan sin aliento desde ambulancias en sillas de ruedas y directo a la OIM.

La OIM está loca, llena de enfermos e intenta salvarlos.
Miqueias Moreira Kokam, jefe de la comunidad indígena de Kokam, circula entre las camas. Fue llamado hace dos semanas cuando su padre murió de un virus de la corona.

En imágenes: aumento del coronavirus en Brasil
«Llevé a mi padre al hospital, donde fue intubado durante 5 días», dice. «Ahora tenemos 300 con síntomas y 30 en el hospital».

Mortalidad en los barrios bajos
En la propia comunidad de Kokama, el virus vació las calles. El residente de Vanda, Ortega Witoto, señala todas las casas de una calle, lo que hace que las familias se aíslen.

En la siguiente calle, explica que el silencio mortal se debe al hecho de que todos están en los hospitales.

Inicialmente, sintieron que su distancia de la ciudad les proporcionaba protección. Pero entonces aparecieron los primeros síntomas y la mala higiene de los barrios bajos ayudó a atrapar el virus.

Sin embargo, la ayuda no llegó, dice Witoto, y los funcionarios locales han dicho que es el deber del gobierno federal ayudar a los indígenas, y el gobierno federal no hace nada.

Así que cuando un pariente tosió con dolor y no pudo salir de la hamaca, se puso una mascarilla y guantes para llevarlos al hospital. «Fue un momento muy difícil para revelarse y buscar ayuda para ella.»

Kokama se siente doblemente amenazada por la pandemia y la acción del gobierno, que supuestamente amenaza su existencia.

Witito dice que Bolsonaro «se comportó en esta pandemia, atacando nuestro territorio, expulsando a los pueblos indígenas de sus territorios y abriendo nuestras tierras a la agroindustria».

Al final del día, un momento de esperanza calienta a la comunidad. La madre de Witoto, Brazileia Martiniano Barrozo, fue dada de alta del hospital y regresó a las calles, resonando con fuegos artificiales festivos y vítores de los vecinos.

Advertisement
Clic aquí para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tragedia

Los que murieron en la operación policial fueron enterrados en Río de Janeiro

Entre lágrimas y oraciones, los familiares de algunas de las 28 personas muertas hace dos días en una sangrienta operación policial en una favela de Río de Janeiro comenzaron a enterrar a sus seres queridos este sábado, víspera del Día de la Madre.

La acción policial del jueves en la favela de Jacarezinho ha sido calificada por las organizaciones de derechos humanos como la más mortífera de la historia de Río. Un uniformado también murió en la acción y fue enterrado el viernes.

Según las noticias, otras cinco personas fueron enterradas este sábado en dos cementerios de Río en medio de escenas de dolor, y otras 13 serán enterradas el domingo.

La sangrienta operación del viernes en Jacarezinho provocó protestas contra la policía, una oleada de críticas de diversos sectores de la sociedad, e incluso Naciones Unidas exigió una investigación «independiente» sobre las denuncias de ejecuciones sumarias a manos de los uniformados.

La policía civil encargada de la operación dijo que todos los muertos eran «delincuentes», y el sábado dio a conocer los nombres de 27 sospechosos.

La entidad afirma que la operación en Jacarezinho, considerado un bastión del grupo criminal Comando Vermelho, tenía como objetivo desarticular una banda que reclutaba niños y adolescentes.

Los testigos dicen que la intrusión en las primeras horas del jueves convirtió a Jacarezinho en un campo de batalla con cadáveres dispersos y charcos de sangre en las estrechas calles.

El juez del Tribunal Supremo Edson Fachin ordenó a los fiscales de Río de Janeiro que investigaran dos vídeos que circularon por las redes sociales en los que los policías parecen disparar indiscriminadamente.

El fiscal general de Brasil ha pedido al gobernador de Río de Janeiro, Cláudio Castro, que «aclare las circunstancias de la operación», dado el posible «incumplimiento» de una decisión del tribunal supremo de suspender este tipo de actividades en las favelas durante el periodo de pandemia.

La policía asegura que siguió todos los protocolos y disparó para defenderse.

El presidente Jair Bolsonaro, que ganó las elecciones presidenciales de 2018 con un duro discurso contra la delincuencia, ha cerrado filas con los uniformados.

Continuar lectura

Tragedia

Escalofriantes fotos muestran la muerte de un agente de Nuevo México durante un control de tráfico

Un vídeo publicado en Internet muestra el momento en que un agente de policía de Nuevo México recibe un disparo durante un control de tráfico.

De acuerdo con la Policía Estatal de Nuevo México en un comunicado de prensa, el oficial Darian Jarrott inició una parada de tráfico en una camioneta Chevrolet blanca en la Interestatal 10 el 4 de febrero. Al conductor, identificado posteriormente como Omar Félix Cueva, de 39 años, se le pidió que saliera del vehículo.

Cuando salió de la furgoneta, Cueva llevaba un pequeño rifle en la mano, según el vídeo. A continuación, efectuó varios disparos contra Jarrott mientras éste atravesaba la parte trasera del vehículo, según las autoridades.

«Cueva» disparó varias veces más contra el oficial Jarrott, que resultó herido. Mientras Cueva corría hacia la parte delantera de la furgoneta por el lado del pasajero, disparó al oficial Jarrott a corta distancia en la parte posterior de la cabeza». – dice el comunicado de prensa.

Más tarde, un agente de las Investigaciones de Seguridad Nacional llegó al lugar de los hechos y comunicó a la Policía del Estado de Nueva York que el agente había sido abatido a tiros.

Cueva viajaba en dirección este por la I-10 cerca de la milla 116 y detuvo su vehículo y disparó contra dos agentes de la Policía Estatal de Nuevo México que acudieron al incendio. A continuación, Cueva siguió evadiendo a la policía y se dirigió al este por la I-10, según las autoridades.

Varios organismos policiales estatales, locales y federales, incluida la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, ayudaron a la policía estatal a capturar a Cueva.

Más tarde, «varios agentes de la ley dispararon a Cave mientras huía» e intentaban vaciar los neumáticos de su furgoneta, escribió la policía estatal.

«Antes de que la furgoneta se detuviera, Cueva salió de la furgoneta armado con un arma de fuego y disparó múltiples veces contra los agentes y los ayudantes», dice el comunicado de la policía estatal. «[La policía de Las Cruces] el oficial Adrián De La Garza y los ayudantes [del sheriff] Diego Herrera y Obed Marte devolvieron el fuego contra Cueva, que recibió varios disparos».

Cueva acabó muriendo después de que los agentes le dispararan.

Añadió que «el agente De La Garza recibió un disparo y fue trasladado por aire a un hospital de traumatología de Texas, donde fue tratado y dado de alta por las lesiones que ponían en peligro su vida». Los agentes asistieron a Cueva hasta que los paramédicos llegaron al lugar. Cueva sufrió heridas mortales y fue declarado muerto en el lugar de los hechos por la Oficina del Médico Forense».

 

Continuar lectura

Tragedia

Los incendios en el sur de Argentina provocan evacuaciones y heridos

BUENOS AIRES (AP) – Varios incendios en las provincias argentinas de Chubut y Río Negro, que las autoridades creen que fueron deliberados, han causado decenas de heridos y han evacuado y destruido unas 250 viviendas.

El gobierno argentino envió el miércoles dos helicópteros, tres aviones hidrantes, 12 carros bomba, vehículos de apoyo y más de 60 capataces de diferentes provincias para combatir las llamas que se propagaron la víspera y destruyeron unas 2.000 hectáreas.

Juan Cabandié, ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, dijo a los periodistas que los incendios serían deliberados. «No sabemos quién es el responsable. Me preocupa mucho cómo en tres horas siete localidades se han visto afectadas por incendios deliberados… ¿cuál es el interés? No sé, para eso está la justicia». – dijo el funcionario, que se desplazará a la zona en las próximas horas.

Algunas de las localidades afectadas son Lago Puelo, El Hoyo, Cholila, El Maitén y Epuyén, al norte de la provincia de Chubut, en la Patagonia. Los vientos propagaron rápidamente las llamas, arrasando bosques y casas y quemando a decenas de personas, algunas de ellas de gravedad.

Pol Wisman, alcalde de El Hoyo, dijo que la lluvia que está cayendo ahora supone un cierto «alivio para organizar la situación después de lo que pasó ayer que fue dantesco».

El fuego rodeó la ciudad y hubo entre 20 y 30 heridos leves, además de viviendas quemadas, cuyo número aún no se ha determinado. Las líneas eléctricas están caídas y los transformadores quemados. Además, ha habido problemas con el suministro de agua.

Jorge Bonasea, director de operaciones de la Regional Chubut de Bomberos, señaló que las autoridades del Hospital de El Hoyo estaban evaluando la evacuación de los pacientes por el humo.

El alcalde de Lago Puelo, Augusto Sánchez, dijo que el incendio se preveía «catastrófico» y que, al parecer, había sido provocado por «descuido» o a propósito, sin dar detalles de cuál sería el objetivo.

El fuego comenzó el martes en un sector conocido como Las Golondrinas y avanzó hacia esta ciudad.

Alrededor de la misma hora, se produjo otro incendio en el Cerro Radal, que se descontroló debido al viento y a las altas temperaturas.

El fuego también alcanzó la zona de El Bolsón, en la vecina provincia de Río Negro.

Se ha cortado el tráfico de vehículos en la carretera nacional 40 para permitir el paso de los vehículos de las fuerzas de seguridad y los bomberos.

Veinte provincias argentinas se han visto afectadas por repetidos incendios desde 2020, en su mayoría provocados por la sequía.

Muchos de ellos han sido deliberados. Según las autoridades, las primeras causas son el uso del fuego para preparar las zonas de pastoreo. También las hogueras y las colillas mal apagadas.

Según el Servicio Nacional de Manejo del Fuego, Córdoba, en el centro del país, fue la más afectada el año pasado con unas 331.000 hectáreas quemadas, mientras que en todo el país se destruyeron más de un millón.

El Servicio Meteorológico Nacional indicó que el país sudamericano experimentó una extensa y prolongada sequía que afectó a más de la mitad del territorio. La falta de lluvias hizo que 2020 fuera el año más seco desde 1995.

Continuar lectura

Mejores Noticias