Connect with us

Política

El ataque de Donald Trump a la CPI muestra su desdén por el estado de derecho global

El Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha hecho de la Corte Penal Internacional (CPI) el último blanco del desprecio de su administración por el estado de derecho mundial.

Las sanciones y las prohibiciones de visado familiar que autorizó el 11 de junio a aplicar a los funcionarios de la CPI suelen ser herramientas reservadas a los violadores de los derechos humanos, no a quienes desean hacerles rendir cuentas en un juicio justo.

Las sanciones de la administración Trump, amenazadas a partir de 2018, tienen como objetivo detener la revisión judicial del comportamiento de los funcionarios estadounidenses en Afganistán y los funcionarios israelíes en Palestina.

En marzo, los jueces de la CPI dieron permiso al fiscal judicial Fatou Bensoudie para que abriera una investigación sobre los delitos graves en Afganistán, como los ataques deliberados de los talibanes a civiles y la tortura por parte de las fuerzas nacionales afganas.

Desde entonces, el Afganistán ha pedido a Besuda que se retire, citando las investigaciones en curso sobre crímenes graves, aunque nuestro análisis cuenta una historia diferente.

El Afganistán es un Estado miembro de la Corte Penal Internacional, lo que significa que la Corte tiene un mandato para los delitos que se cometen en ese país, independientemente de la nacionalidad de la persona responsable del delito.

El fiscal judicial también puede interrogar a los responsables de autorizar o no castigar la tortura y otros malos tratos bien documentados detenidos por el ejército de los Estados Unidos y el personal de la CIA en relación con el conflicto del Afganistán.

Esto ha enfurecido a los Estados Unidos, que durante mucho tiempo no han podido hacer frente de manera significativa al legado de torturas infligidas por personal estadounidense tras los atentados del 11 de septiembre.

Los EE.UU. también están tratando de detener la investigación de Palestina. El fiscal judicial concluyó una investigación que está justificada, que probablemente incluya los asentamientos ilegales israelíes en Cisjordania y los presuntos crímenes de guerra de las fuerzas armadas israelíes y los grupos armados palestinos durante la guerra de Gaza de 2014.

La acción de los Estados Unidos contra la Corte fue tanto más inquietante cuanto que sólo dos días antes un dirigente de la milicia implicado en violaciones y asesinatos en Darfur había sido finalmente entregado a la Corte Penal Internacional.

Después de 13 años como fugitivo, se convertirá en la primera persona acusada de crímenes respaldados por el gobierno en la región de Sudán en ser juzgada. La entrega es una clara prueba del valor del juicio como una institución permanente que puede recurrir a la justicia durante mucho tiempo.

Casi dos tercios de los países del mundo formaron la CPI tras el genocidio de Rwanda y la ex Yugoslavia. Creían que una corte permanente -más que los tribunales internacionales temporales que llegaron antes para ocuparse de los crímenes en países o regiones individuales- ayudaría a poner fin a la impunidad de los crímenes graves.

La CPI es la única corte permanente mundial con el mandato de enjuiciar a los responsables de genocidio, crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y crímenes de agresión.

Actúa como mecanismo de salvaguardia y como sentencia definitiva cuando los propios países no pueden – o no pueden – hacer justicia a sus ciudadanos.

Tras la hostilidad directa a la CPI en los primeros años del gobierno de George W. Bush, los Estados Unidos se abstuvieron de votar en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para autorizar la jurisdicción de la CPI sobre los crímenes de Darfur. Este fue un punto de inflexión en las relaciones de EE.UU. con la CPI, dando paso gradualmente a un enfoque más solidario.

Las investigaciones de la CPI en Afganistán y Palestina podrían ayudar a detener la impunidad generalizada que sólo ha alimentado más violencia.

Frente a este flagrante intento de interferencia de los Estados Unidos, el fiscal y los jueces de la Corte Penal Internacional deberían defender celosamente la independencia de la Corte como órgano judicial. Al mismo tiempo, los Estados miembros de la CPI deben hablar para condenar los últimos movimientos de los Estados Unidos.

El 23 de junio, 67 de ellos hicieron una declaración conjunta, tras las principales declaraciones del Presidente del órgano miembro de la CPI, la Asamblea de los Estados Partes, la Unión Europea y algunos gobiernos a título individual.

Los países de cada región deben presionar constante y públicamente para obtener el apoyo de su tribunal y el ejercicio independiente de su mandato judicial clave.

Lo que está en juego no puede ser más importante en el difícil panorama internacional actual. El mandato singular de la CPI no es fácil de llevar a la práctica.

Los fracasos en los casos de enjuiciamiento han defraudado expectativas que deben mejorarse. Pero el tribunal que está allí – que puede tratar de hacer rendir cuentas sobre el juicio justo de los que se consideran más responsables de las atrocidades masivas – es para las víctimas de delitos graves, las poblaciones vulnerables y el estado de derecho en todo el mundo que alcanza proporciones históricas.

Ha sido difícil adoptar medidas decisivas en pro de la justicia en lugares como Siria y el Sudán meridional, que, por no ser partes, siguen estando fuera del alcance de la Corte Penal Internacional. En la actual relación mundial rota, sería imposible restaurar esta corte.

Los esfuerzos realizados por los Estados Unidos bajo el mandato de George W. Bush para socavar la Corte fracasaron porque los países de todo el mundo se defendieron de los Estados más poderosos.

La misma disposición de los estados miembros de la CPI se necesita ahora para proteger el estado de derecho mundial. Las víctimas, que a menudo corren más riesgos al tratar de obtener la rendición de cuentas, deben oír que la comunidad internacional está en alerta y dispuesta a defender su búsqueda de justicia.

Política

Corea del Norte condena al Reino Unido por las sanciones contra las organizaciones acusadas de tener vínculos con los campos de prisioneros

Corea del Norte condenó el sábado al Reino Unido por anunciar sanciones contra dos organizaciones que, según el gobierno británico, están implicadas en trabajos forzados, torturas y asesinatos en los campos de caza furtiva de Corea del Norte.

El movimiento contra ambas organizaciones, conocidas como la Oficina del Ministerio de Seguridad del Estado 7 y la Oficina de Prisiones del Ministerio de Seguridad Humana, es parte de las primeras sanciones bajo el nuevo régimen global de derechos humanos del Reino Unido. También se anunciaron sanciones contra 25 rusos y 20 saudíes.

«El último movimiento del Reino Unido es una flagrante conspiración política para lanzarse al vórtice de la política hostil de los Estados Unidos», dijo un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte en una declaración proporcionada por los medios de comunicación estatales de la KCNA.

«Condenamos firmemente y rechazamos la decisión del Reino Unido de imponer sanciones a las autoridades de seguridad de nuestro país por su brutal interferencia en los asuntos internos».

Las sanciones tomarán la forma de congelación de activos.

Corea del Norte y Estados Unidos no han llegado a un compromiso sobre el programa de armas nucleares de Corea del Norte o las sanciones internacionales impuestas a Pyongyang.

Las recientes declaraciones de Corea del Norte, incluyendo las de Kim Yo Jong, las hermanas del líder norcoreano Kim Jong Un, se hicieron eco de la oposición de Pyongyang a lo que considera políticas hostiles y egoístas de los Estados Unidos.

Continuar lectura

Política

La Corte Suprema de los Estados Unidos dictamina que los fiscales, pero no el Congreso, pueden obtener los registros financieros de Trump

La Corte Suprema de los Estados Unidos dictaminó el jueves que un fiscal puede obtener las declaraciones de impuestos del presidente Donald Trump como parte de una investigación criminal, pero el Congreso no puede.

Ambos casos fueron diagnosticados por teléfono en mayo debido a una pandemia de coronavirus.

Trump ha luchado por ocultar sus datos financieros, y el fallo en el segundo caso probablemente significa que no serán revelados al público antes de las elecciones de noviembre.

Los abogados de Trump argumentaron que el presidente no estaba siendo investigado durante su mandato.

Sus declaraciones de impuestos están siendo solicitadas por el Fiscal de Distrito de Manhattan Cyrus Vance como parte de una investigación del gran jurado.

La empresa de contabilidad Mazars, que tiene los archivos, dijo que cumpliría con la orden judicial, pero podría tomar al menos unas semanas para que la corte emita un fallo formal que resultaría en la comercialización de los archivos.

Los comités del Congreso de EE.UU. querían datos del Deutsche Bank, Capital One y la empresa de contabilidad Mazars USA.

Los documentos de Mazars relacionados con los pagos por dinero en efectivo, no mencionaban a las mujeres por hablar de demandas extramaritales con Trump.

Los dos nominados a la Corte Suprema de Trump, Brett Kavanaugh y Neil Gorsuch, se unieron a la mayoría en la opinión.

Continuar lectura

Política

La Presidencia alemana de la UE excluye a los patrocinadores privados en nombre de la «independencia» e «integridad».

La Presidencia alemana de la UE ya no está en sus etapas iniciales y su primer decreto es rechazar cualquier patrocinio privado para un contrato de arrendamiento de seis meses.

Puede parecer obvio, pero esta es la primera vez. Y esto tiene sentido cuando el Defensor del Pueblo Europeo decidió resolver el embarazoso asunto del patrocinio de grandes multinacionales durante los anteriores semestres de la Presidencia de la UE.

La representación permanente de Alemania en las instituciones europeas explicó a Euronews que esta decisión se tomó sobre la base de «transparencia, integridad y neutralidad». La misión confirmó que no tienen previsto recibir patrocinios de instituciones públicas.

El sitio web oficial de la Presidencia alemana explica que se centra en el desarrollo sostenible y que «Abstenerse de patrocinar eventos por parte del sector privado garantiza que la Presidencia se llevará a cabo sin aparente influencia externa».

Durante años, la práctica de buscar patrocinadores privados en apoyo de la Presidencia semestral rotatoria de la Unión Europea ha pasado en gran medida desapercibida para el público. Sin embargo, esto se ha vuelto sistemático. Marcas de coches, compañías de seguros, fabricantes de refrescos, gigantes informáticos…

En el momento en que Food Watch se quejó al Defensor del Pueblo Europeo el año pasado. Advirtieron que aunque la presidencia rotativa es en gran parte simbólica y no tiene poder ejecutivo, mantener la puerta abierta a las grandes corporaciones sobre las que la UE debe legislar parecía poco ético.

Un centenar de eurodiputados también han escrito a la Presidencia finlandesa (segunda mitad de 2019) para poner fin a esta práctica «políticamente perjudicial».

El Consejo Europeo respondió al veredicto del Defensor del Pueblo el mes pasado prometiendo establecer una guía de buenas prácticas en este ámbito, aunque los investigadores observadores de la UE dicen que países como Francia, España y la República Checa no querían pagar todos los costes sin patrocinio y se negaron a apoyar la carta dirigida por el Consejo de la UE a la Defensora del Pueblo Emily O’Reilly.

Ahora Alemania va más allá de las recomendaciones y presenta la primera Presidencia sin patrocinadores privados.

Coches, coca y ordenadores
Food Watch dijo a Euronews que en los meses previos a la presidencia rotativa, Alemania estaba considerando la posibilidad de patrocinio de pequeñas empresas locales para favorecer los «intereses regionales», aunque Berlín finalmente renunció. Food Watch pidió que se publicara una lista de los negocios locales.

Food Watch considera que la «guía de buenas prácticas» prometida por el Consejo Europeo es en gran medida inadecuada. «Creemos que la guía es demasiado débil. Se necesitan regulaciones obligatorias», dijo Darío Sarmadi.

«El portavoz del gobierno alemán Steffen Seibert no dio una respuesta clara sobre la posición de Alemania sobre las normas obligatorias. El patrocinio, como la Coca Cola para la presidencia rumana, es «problemático» porque está claro que hay interés detrás de ello», añadió Sarmadi.

La recién concluida Presidencia croata rechazó el patrocinio privado. Sin embargo, aceptó la «generosa y gratuita» contribución de fabricantes de automóviles como Peugeot y Citröen, así como de las marcas de zumos. Además, la empresa petrolera oficial ha estado entre los patrocinadores «públicos», lo que ha levantado algunas cejas en un momento en que la Unión Europea está tratando de promover una «revolución verde» con su proyecto Green Deal.

En el sitio web oficial justificaron la necesidad de los patrocinios: «Considerando los muchos gastos que hay que sufragar durante la presidencia, los gastos menores suelen ser cubiertos en parte por los patrocinadores. Por lo tanto, se trata de una cuestión de competencia nacional para el Estado miembro que ocupa la Presidencia. «.

El año pasado, en medio de la investigación del Defensor del Pueblo Europeo, Rumanía acumulaba patrocinios de multinacionales y Finlandia se negó a renunciar al apoyo proporcionado por el fabricante de automóviles BMW.

En su larga lista de patrocinadores, la presidencia de Austria en 2018 tenía desde fabricantes de porcelana hasta el gigante de la informática Microsoft. La lista de Bulgaria en los seis meses anteriores fue aún más larga. Tanto es así que la página con la lista de patrocinadores recuerda a los paneles de eventos deportivos altamente dependientes del patrocinio privado como la Fórmula 1.

Continuar lectura

Mejores Noticias