Connect with us

Economia

¿Dónde están los cuerpos? Las sobras que faltan no significan paz para las familias afligidas en Ecuador.

Cuando Flavio Ramos fue llevado a la habitación del hospital, luchó por tomar el aire y cayó y perdió el conocimiento. Así que fue su hijo, Arturo, el primero en notar el cuerpo.

Dos cadáveres yaciendo desatendidos en el suelo con baldosas. A la mañana siguiente, el número de cuerpos en la habitación aumentó a tres. Flavio Ramos estaba muerto.

Más de un mes después, su familia aún no cantaba Flavio Ramos.

No lo habrían hecho si lo hubieran intentado. Porque poco después de su muerte, Arturo Ramos dice que las autoridades del hospital perdieron su cuerpo.

«Necesitamos un lugar para decir, el domingo vayamos a poner flores en la tumba de mi padre», dijo su hijo con el corazón roto. «No hay nada, no puedes hacer nada».

Flavio Ramos, de 55 años, es otra víctima de Covida-19 en Guayaquil, Ecuador, el lugar de uno de los peores brotes del virus de la corona en el mundo.Su muerte y desaparición ilustran cómo el sistema de atención de la salud en la segunda ciudad más grande del Ecuador, aproximadamente del tamaño de Chicago, se derrumbó a pocas semanas del brote en marzo.

Los cuerpos en los hospitales
Guayaquil no estaba preparada para enfrentarse al virus de la corona.

El mes pasado, casi tres millones de ciudades portuarias ganaron notoriedad mundial cuando surgieron videos que mostraban los cadáveres dejados en las calles de la ciudad después de abrumar morgues y funerarias.

Muchas familias decidieron colocar a sus seres queridos en el exterior por temor a la infección y porque los olores eran insoportables.Tres doctores de Guayaquil, cada uno trabajando en varios hospitales, describieron escenarios similares en marzo y abril:

Hospitales completamente abrumados por la pandemia, que rápidamente engulló el sistema de atención de la salud no preparado, sin dejar ninguna posibilidad de asistencia real a la gente, y mucho menos de proporcionar a los pacientes niveles básicos de atención. Todo el mundo habló anónimamente  por miedo a perder sus trabajos.

«La gente estaba asustada y asustada», dijo un médico en algunos de los peores días. «Los enfermos realmente venían al hospital y morían. Se preocupaban por una cosa, hacían lo que podían, luego esa persona moría y se iba a la siguiente, y esa persona se estaba muriendo, y así sucesivamente».

«En un momento dado, había docenas de cuerpos entre las habitaciones del hospital y la morgue esperando ser llevados», dijo el doctor. «No quedan bolsas para cadáveres».

El número de muertes excedió por mucho la capacidad de las morgues y funerarias de la ciudad. Un segundo médico  que normalmente veía tres o cuatro cadáveres en el suelo del hospital. «No teníamos donde ponerlos», dijo.
En un video obtenido, se puede ver a una familia sacando el cuerpo de un ser querido del coche y dejándolo en el aparcamiento de un hospital, sin saber qué sigue.

Nadie lo aceptará
En enero, Flavio Ramos celebró su cumpleaños rodeado de familia y amigos.
En la última semana de marzo comenzó a enfermarse. Su respiración 31 se volvió tan difícil , de 24 años, tuvo que tomar medidas.

Condujo a su padre al hospital más cercano, esperando que el ingeniero, gravemente enfermo, fuera recibido rápidamente y recibiera la ayuda que necesitaba desesperadamente. Pero cuando llegó, el personal del hospital le dijo que las instalaciones ya estaban llenas.

«Los médicos dijeron: «No hay camas para los pacientes», y eso es todo», durante una entrevista en vídeo desde su casa en Guayaquil. Si te quedas en la puerta, dirán que llamarán a protección para que te echen».Sin inmutarse, lo intentó de nuevo en otro hospital, en otro y en otro más.

Después de un viaje de cuatro horas, Ramos dice que su padre fue admitido en el Hospital General Guasmo Sur. Fue el undécimo objeto que intentó.

Ramos recuerda que su padre pasó las últimas horas en una habitación con dos pacientes que ya habían muerto.
«Ambos cuerpos yacían en el suelo», dijo. «Uno estaba envuelto en una bolsa negra, más específicamente una bolsa de basura, y el otro yacía muerto en el suelo. Nadie se ocupó de ellos».

Ramos dejó el hospital alrededor de las 9:30 am del 1 de abril para desayunar. Dice que no estuvo allí durante unos 15 minutos. Cuando regresó, su padre estaba muerto.

«No había nadie con él cuando murió», dijo su hijo.
«Si lo mantienes aquí, morirá».

Que el hospital es como una zona de guerra. Ana María, de 38 años, que se negó a dar su nombre, dijo lo mismo sobre su experiencia.

Dijo que llevó a su madre de 67 años a una clínica local porque estaba experimentando síntomas de Covid-19. Después de una breve radiografía, el médico dijo que Ana María debía llevar inmediatamente a su madre al hospital, pues tenía una neumonía grave, según el médico, posiblemente a causa del Covid-19.

Cuando Ana María llegó al cercano Hospital Los Ceibos el 26 de marzo en busca de tratamiento, los labios de su madre tomaron tonos azules y apenas podía caminar. Esperaron dentro durante casi 24 horas hasta que la cama se abrió.

Pero mientras observaba a los pacientes en las habitaciones vecinas y en los pasillos cercanos y escuchaba la angustia de sus seres queridos, pensó en detener a su madre en el hospital.
Después de hablar con la enfermera, tomó una acción decisiva.

«Dijo, «Si tienes dinero para tratar a tu madre en casa, hazlo», recuerda Ana María. Si lo guardas aquí, morirá».
Trajo a su madre a casa, contrató a una enfermera privada para tratarla y sobrevivió. Pero la gran mayoría de la gente de Guayaquil no tiene esos recursos financieros.

Antes de que Ana María saliera del hospital, la hija de otro paciente habló con ella en la habitación del hospital. Lloró y me dijo: «Tu madre sobrevivirá porque tú tienes dinero». No tenemos dinero.

Economia

Francia está de acuerdo en destinar 110 millones de dólares a ayudar a los programas sociales en Bolivia

Francia ha anunciado hoy una ayuda de 800 millones de euros (unos 900 millones de dólares) a los países de América Latina y el Caribe para luchar contra la pandemia del Covid-19, en el marco del fortalecimiento de la cooperación entre Europa y la región y los Estados Unidos y China. En total, se espera que se asignen 100 millones de euros (110 millones de dólares) a programas sociales en Bolivia.

Esa suma, en forma de subvenciones y préstamos, está destinada a financiar «la asistencia de emergencia a los sistemas de salud», «contribuir a garantizar los medios de vida de los pueblos indígenas y de la población más vulnerable, especialmente las mujeres» y «preparar una recuperación sostenible después de la crisis», dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia en un comunicado.

En Brasil, entre los principales países beneficiarios, se prevén 200 millones de euros (unos 230 millones de dólares) para programas de ayuda de emergencia para las poblaciones desfavorecidas.

La Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) también movilizará 160 millones de euros (180) en préstamos a los bancos regionales de desarrollo brasileños.

En Colombia, 135 millones de euros (150 millones de dólares) apoyarán las inversiones de las autoridades locales en infraestructuras básicas.

En la República Dominicana, un préstamo de 200 millones de euros (225 millones de dólares) de la AFD financiará medidas extraordinarias en materia de salud, sociales y económicas.

Los ministros de relaciones exteriores de los 18 países europeos (entre ellos Francia, España, Italia y Alemania) y de América Latina (entre ellos México, Brasil, Colombia y Argentina) también acordaron en una videoconferencia fortalecer el diálogo político y la cooperación entre los dos continentes, así como la solidaridad en la lucha contra el Covid-19.

Además, expresaron su apoyo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ha sido muy criticada por los Estados Unidos, que la acusan de favorecer a China en la crisis sanitaria.

«Ni Europa ni América Latina están interesadas en un cierre cara a cara con Estados Unidos por un lado y China por el otro», dijo el centro diplomático europeo.

Continuar lectura

Economia

El ex primer ministro francés François Fillon fue encarcelado por el escándalo del «trabajo falso».

Un tribunal francés ha dictaminado que el ex primer ministro François Fillon es culpable de pagar a su esposa más de un millón de euros en fondos públicos por «trabajo falso».

Fillon fue sentenciado a cinco años de prisión, tres de los cuales pueden ser servidos a la comunidad. También tendrá que pagar una multa de 375.000 euros y se le prohibirá presentarse a las elecciones durante 10 años.

Su esposa Penélope recibió una sentencia de tres años con suspensión de la pena, una multa de 375.000 euros y una prohibición electoral de dos años.

Sus abogados dijeron que apelarían el veredicto.

Los fiscales señalaron la falta de pruebas objetivas de su trabajo, incluida la falta de declaraciones de licencia remunerada o licencia de maternidad. Su salario era hasta nueve veces el salario mínimo de Francia.

El juicio se inició por una investigación del semanario satírico francés Canard Enchainé publicada en enero de 2017.

El periódico supuestamente tuvo a la esposa de Fillon, Penélope, como su asistente parlamentaria durante 15 años – excepto que no había pruebas de que ella hubiera hecho ningún trabajo.

El caso arruinó la candidatura del presidente Fillon para 2017, en el momento en que fue elegido como ganador, allanando el camino para la elección de Emmanuel Macron.

Ni siquiera pasó la primera ronda de las elecciones de abril de 2017.

Fillon, de 66 años de edad, insistió en que su esposa ganara dinero honestamente, diciendo «no hay duda» sobre la naturaleza de la cooperación de su esposa.

Durante el juicio, también defendió la contratación de su hija Marie y su hijo Charles como asistentes de 2005 a 2007. Los salarios recibidos se estiman en más de 117 000 euros.

En marzo de 2017 se le acusó de «malversación de fondos públicos», «ocultación y complicidad en el abuso de la propiedad corporativa» e «incumplimiento de las obligaciones de presentación de informes al HATVP (el alto organismo francés para la transparencia de los funcionarios públicos)».

Fillon fue anteriormente Primer Ministro del gobierno de centro-derecha de Nicolas Sarkozy de 2007 a 2012.

Continuar lectura

Economia

China suspende las importaciones de aves de corral de la fábrica de Tyson Foods en Arkansas

China está deteniendo las importaciones de aves de corral de la fábrica de Tyson Foods en Arkansas después de un brote de casos de coronavirus en la planta.

La oficina de la Administración General de Aduanas de la nación emitió un comunicado el domingo diciendo que los envíos de la planta se suspenderían temporalmente y los productos que ya habían llegado serían incautados.

Tyson Foods confirmó a NPR que el anuncio se refiere a la planta de Berry Street en Springdale, Arkansas, donde 227 trabajadores dieron positivo por el coronavirus a principios de este mes. Según Tyson, todos menos cuatro eran asintomáticos.

La compañía informó que las pruebas de sus instalaciones en el noroeste de Arkansas mostraron que 481 empleados – o el 13% de los 3.748 empleados – dieron positivo. La compañía dice que 455 de estos empleados (95%) son asintomáticos.

En un comunicado, Tyson Foods dijo que estaba investigando los informes de la suspensión.

«En Tyson, nuestra principal prioridad es la salud y la seguridad de los miembros de nuestro equipo, y trabajamos estrechamente con el Departamento de Seguridad y Control de Alimentos de los Estados Unidos para asegurarnos de que producimos todos nuestros alimentos de acuerdo con los requisitos de seguridad del gobierno», dijo la compañía.

Los funcionarios de salud encontraron que el coronavirus se propaga principalmente a través de las gotas respiratorias en lugar de los alimentos. Sin embargo, en los últimos días China ha reforzado las pruebas de productos alimenticios después de que se detectara un aumento de casos de coronavirus en el gran mercado de alimentos de Pekín.

Los resultados positivos en las instalaciones de Arkansas no son los primeros para la empresa. En mayo, la compañía anunció que unos 570 trabajadores dieron positivo en una planta de procesamiento en el condado de Wilkes, Carolina del Norte. En abril, la compañía suspendió las operaciones en la planta de cerdos de Columbus Junction, Iowa, después de que más de dos docenas de empleados dieran positivo por el coronavirus.

Continuar lectura

Mejores Noticias