Connect with us

Ultimas Noticias

COVID-19 muestra por qué el poder político y económico debe ser removido de las capitales

A medida que la crisis avanza, COVID-19 se hace cada vez más evidente que centralizar los recursos es una mala solución para combatirla.

La uniformidad en la toma de decisiones hace que sea imposible tomar medidas adecuadas en cada país. Por desgracia, lo mismo ocurre en el ámbito económico, pero en este caso la centralización del poder político ha hecho que muchas empresas y bancos abandonen sus provincias de origen con sede en sus capitales nacionales, en algunos casos por la fuerza.

Cuando vemos fenómenos como el serbalismo, el empobrecimiento de España Vacía, e incluso cómo Brexit ha engullido un país fuera de Londres, la centralización es un elemento que no podemos ignorar en la discusión actual sobre la economía europea. La desertificación económica provoca una despoblación demográfica de los territorios.

Por este motivo, hemos realizado un análisis comparativo de los índices bursátiles de algunos países de Europa occidental, a saber, España, Francia, Italia, Alemania, el Reino Unido, los Países Bajos y Suiza.

Hemos visto que la mayoría de ellos tienden a concentrarse geográficamente: la mayoría de estos países -con la excepción de Alemania, los Países Bajos y Suiza- tienen las sedes de las empresas miembros de sus índices bursátiles en una región específica, una región de la capital política.

Como era de esperar, los casos en los que esta concentración es mayor son el CAC 40 francés y el IBEX 35 español. Los dos países más centralizados de Europa Occidental son también dos países que han podido centralizar las empresas indexadas.

En Francia, 35 empresas del CAC 40 -es decir, el 87,5% de las 40 empresas que componen el índice Cotation Assisté en Continuidad (CAC)- tienen su sede en la región parisina de Île-de-France. En el caso de España, la concentración de las empresas del IBEX 35 en el área metropolitana de Madrid comprende 22 empresas, lo que supone algo más del 65% de los miembros del índice. Los datos son lo menos preocupantes.

Las otras grandes sociedades del CAC 40 se distribuyen en las regiones francesas de Auvernia-Ródano-Alpes, Nouvelle-Aquitania y Occitania, y en el extranjero en Ginebra y Luxemburgo.

Por el contrario, en España, sólo la farmacéutica Grífols mantiene su sede en Barcelona, la segunda metrópoli de la Península Ibérica, sabiendo que las entidades de servicios financieros Caixabank y Banc Sabadell trasladaron su sede a Valencia a finales de 2017.

Al igual que en Francia, las empresas del IBEX 35 también están mal distribuidas en el territorio español. Además de Madrid, cuatro están ubicadas en el País Vasco, una en cada una de las Islas Baleares, Cantabria, Galicia y Navarra.

La tercera mayor parte de la concentración bursátil se encuentra en el Reino Unido, donde 54 de las 100 empresas del FTSE 100 (índice 100 del Financial Times Stock Exchange) están situadas en el Gran Londres. Tanto Edimburgo como Dublín tienen su sede en cinco corporaciones FTSE 100.

Otras ciudades inglesas, como Bristol, Cambridge, Newcastle y York, tienen una corporación FTSE 100. El poderoso índice bursátil de la City también incluye empresas con sede en otros países anglosajones, como los Estados Unidos, Australia y Sudáfrica. Dicho esto, hay que reconocer que aunque la centralización del poder económico en Londres sigue siendo grande, sigue siendo inferior a la de Francia o España.

Al contrario, el caso italiano es muy interesante. La concentración que hemos visto en otros países no ocurre en Roma, sino en Milán, en 20 de las 40 empresas de FTSE Milano. La razón es la edad relativamente joven de Italia como nación; se unió en los años 60. siglo XIX como parte de la iniciativa política, financiera, económica y militar del Reino de Cerdeña.

La clase dirigente de Turín observó que las nuevas clases burguesas del norte tienen una mayor participación en la conformación de toda la península.

Desde entonces, estas clases del norte han preservado la hegemonía financiera y económica del pueblo italiano. El contrato político geográfico de Italia estableció la capital política en Roma – por obvias razones históricas – y la capital financiera de Milán. De hecho, Roma es el hogar de sólo dos corporaciones indexadas en el FTSE Milán 40. Cinco tienen su sede en los Países Bajos, probablemente por razones fiscales.

Sin embargo, el sur de Italia, el Mezzogiorno, no cuenta con una sola base de cualquier empresa indexada en su territorio. Ni una sola.

Mientras que Francia, España, el Reino Unido e Italia son cuatro grandes países de Europa occidental con una alta concentración geográfica de empresas indexadas, Alemania, los Países Bajos y Suiza tienen una baja concentración e incluso una clara descentralización, con una clara imagen de espejo de la estructura institucional y sus culturas políticas.

En los Países Bajos, 10 de las 26 empresas indexadas en el Índice de Intercambio de Ámsterdam (AEX) tienen su sede en Noord-Holland, en la región de Ámsterdam, pero siete de ellas están situadas en Zuid-Holland en La Haya (que tiene tres) y en Rotterdam (que tiene cuatro). El resto está disperso entre las demás regiones holandesas de Brabante Septentrional, Utrecht y Overijssel, así como entre los vecinos europeos más cercanos del país, Francia, Flandes y Luxemburgo.

En Alemania, 30 sociedades DAX (Deutscher Aktienindex) están distribuidas en los Länder. Nueve están en Renania del Norte-Westfalia, siete en Baviera, cinco en Hesse, cuatro en Baden-Württemberg, dos en Baja Sajonia y finalmente en Renania-Palatinado, Hamburgo y Berlín cada uno tiene una empresa DAX.

Sin embargo, el escenario alemán tiene una característica interesante: su mitad occidental parece, treinta años después de la unificación de la nación, verdaderamente federal, mientras que la mitad oriental sigue buscando su lugar cuando da la vuelta a Berlín.

Por último, 20 empresas del índice de mercado suizo (SMI 20) también están ubicadas alrededor de los cantones suizos; tres están en Basilea, otras tres en Ginebra, y Berna y Saint-Gallen tienen dos cada una. Zúrich está coronada por siete empresas indexadas, mientras que el resto de los cantones (excepto el Tesino) pueden contar con una.

¿Qué podemos sacar de todo esto? A menudo leemos sobre las consecuencias de la globalización para el futuro de nuestras economías, la externalización de empresas y cadenas de suministro, y las consiguientes pérdidas de puestos de trabajo en las grandes ciudades europeas. Sin embargo, creemos que las desastrosas consecuencias de la excesiva centralización aún no han sido explicadas completamente.

El simple análisis que hemos realizado muestra muchas de las carencias territoriales de Europa en materia de centralización; no provocadas por la globalización o por la propia UE, sino por la acumulación de poder político y económico en una sola zona geográfica. Los casos de Francia, España y el Reino Unido no necesitan ser aclarados y no deben ser ignorados al examinar las tensiones sociales o económicas que sienten estos países.

La centralización genera una pobreza territorial que no puede resolverse sólo con subsidios o subvenciones gubernamentales. Por el contrario, los casos de Alemania y los Países Bajos muestran que un alto grado de descentralización es fundamental tanto para los países grandes como para los pequeños y su salud económica.

El ritmo de la urbanización, en particular en los Países Bajos, es impresionante y sólo se ha salvaguardado mediante una política activa de descentralización, cuando ha sido posible, incluso en lo que respecta a la dispersión de los organismos gubernamentales en todo el país en la medida de lo posible.

La Unión Europea debe comprender que las reformas estructurales resultarán ineficaces si el poder político y económico sigue centralizándose en las capitales. La descentralización es la mejor manera de asegurar una distribución equitativa de la producción, así como de garantizar la igualdad de condiciones que no depende de una sola ciudad.

Las consecuencias para los problemas de vivienda y la evitación de la pobreza son importantes aquí y no deben ser ignoradas. Los países descentralizados como los Países Bajos y Alemania muestran niveles de pobreza más bajos y un mayor progreso económico que los países centralizados.

Ultimas Noticias

Los Estados Unidos no pueden permitirse ignorar el conflicto de Nagorno-Karabaj

El general Philip Breedlove es un general retirado de cuatro estrellas de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y ex comandante de la OTAN en Europa. Actualmente es el presidente destacado de la Iniciativa Frontera Europa del Instituto del Medio Oriente.

Para muchos estadounidenses en la carrera presidencial, puede haber sido fácil perderse, pero en el Cáucaso del Sur, la batalla por la disputada región de Nagorno-Karabakh está en marcha otra vez.

Desde finales de septiembre, Armenia y Azerbaiyán han quedado atrapadas en algunos de los enfrentamientos más mortíferos de los últimos años, en los que han participado formaciones blindadas, soldados, artillería y aviones teledirigidos armados que han matado a cientos de personas.

Muchos estadounidenses tal vez no se den cuenta de que, además de las grandes cosechas de la región, también están en juego los intereses de los Estados Unidos, incluidos los recursos energéticos y la estabilidad del Cáucaso meridional. Los Estados Unidos deben poner más diplomacia para evitar la catástrofe.

En el Cáucaso Sur hay una infraestructura energética y de transporte crítica. Los gasoductos y oleoductos que envían la energía del Caspio a Europa a través de Georgia y Turquía son cruciales para reducir la dependencia de Europa de la energía rusa.

El ferrocarril Bakú-Tbilisi-Kars desempeñó un papel importante en el envío de suministros de la OTAN a Afganistán, y la pérdida o daño de esta infraestructura crítica perjudicaría los intereses de EE.UU.

La reanudación de las hostilidades perjudicaría no sólo a las partes beligerantes que han puesto tropas en los esfuerzos estadounidenses en Afganistán, sino también a Georgia, un aliado cercano de los Estados Unidos, cuya fortuna está profundamente vinculada a la estabilidad de la región.

También podrían darse otros escenarios potencialmente aún más preocupantes. En caso de que el conflicto se intensifique aún más, es probable que esto aliente a Rusia a comprometerse militarmente y puede afectar a toda la región.

Hasta ahora, Rusia, que tiene una gran presencia militar y un acuerdo militar vinculante con Armenia, se ha abstenido de participar directamente en el conflicto, y en su lugar ha pedido en dos ocasiones una cesación del fuego, aunque ambos intentos han fracasado casi inmediatamente.

Turquía ha apoyado a sus parientes étnicos en Azerbaiyán prestando apoyo militar a Bakú y transportando mercenarios sirios a la primera línea.

Por último, el Irán, que tiene frontera con Armenia y Azerbaiyán y alberga a muchos millones de azerbaiyanos étnicos que viven en las provincias septentrionales, también podría ser arrastrado fácilmente a la refriega. La posibilidad de entrar gradualmente en un conflicto entre las tres principales potencias regionales parece más probable de lo que deberíamos aceptar. El riesgo potencial de un conflicto regional más amplio es simplemente demasiado alto.

Occidente reacciona lentamente y sólo se compromete de forma letárgica. Rusia, Francia y los Estados Unidos -todos ellos miembros del Grupo Meńska creado por la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa en 1992 para resolver la controversia de Nagorno-Karabaj- han pedido conjuntamente un alto el fuego.

Sin embargo, los Estados Unidos siguen siendo diplomáticamente independientes de la región, lo que debilita su posición y limita su capacidad de hacer progresos reales en la resolución del conflicto en curso.

El Cáucaso meridional era una de las regiones más inestables de la antigua Unión Soviética y parece que seguirá siéndolo en un futuro próximo. Tres conflictos -Nagorno-Karabaj, Abjasia y Osetia del Sur- estaban latentes, pero los combates recientes demuestran que las tensiones pueden estallar en cualquier momento.

La prevención de una mayor escalada debería ser una de las principales prioridades de la política de los Estados Unidos en el Cáucaso meridional. Apreciamos los esfuerzos del Secretario de Estado Mike Pompeo, que esta semana condujo a la consulta en Washington de los ministros de relaciones exteriores de las partes en conflicto. Este es el comienzo – pero se necesita hacer más.

Durante casi un cuarto de siglo, los Estados Unidos han invertido en la estabilidad del Cáucaso Sur. Apoyó la independencia de Georgia, Armenia y Azerbaiyán y su deseo de integración en las instituciones euroatlánticas. La gran comunidad armenio-estadounidense, los proyectos energéticos regionales y los crecientes lazos políticos de la región con Georgia han desempeñado un papel importante en los esfuerzos de los Estados Unidos por involucrarse allí.

Estos esfuerzos han dado frutos tangibles. El progreso de Georgia hacia los valores occidentales y el fuerte apoyo a la OTAN en Afganistán son testimonio de nuestra inversión. Georgia está lista ahora para facilitar y participar en la resolución de los conflictos en Nagorno-Karabakh.

Los líderes occidentales deben considerar seriamente esta apertura y el valor de una nación regional de confianza que lidere los esfuerzos para resolver el conflicto.

Se necesita una diplomacia activa de los EE.UU. para desescalar el conflicto en el proceso de Mamine y a través de la cooperación con todas las partes involucradas. El enorme apoyo al liderazgo local, como el ofrecido por aliados y socios de confianza como Georgia, podría ser crucial.

 

Continuar lectura

Ultimas Noticias

Al menos 18 muertos, incluidos niños, en un atentado suicida con bomba en la capital afgana

Las autoridades de Afganistán dicen que al menos 18 personas han muerto, incluyendo escolares, en un ataque suicida en las afueras de un centro educativo en la capital, Kabul.

El Ministerio del Interior del país confirmó que más de 57 personas resultaron heridas el sábado tras una explosión en un barrio fuertemente chiíta, según informa Associated Press.

El portavoz del Ministerio del Interior, Tariq Arian, dijo que el atacante intentó entrar en el centro pero fue detenido por los guardias de seguridad. La Agencia France-Presse informó que el agresor disparó entonces explosivos en una calle cercana.

Reuters, citando a Ariana, describió el objetivo del ataque como el centro educativo danés Kawsar-e . El centro ofrece formación y cursos para estudiantes, dice AFP.

En la parte occidental de Kabul, donde tuvo lugar el ataque, hay una gran comunidad chiíta, una minoría en un país que ha sido blanco del Estado islámico en el pasado.

El Estado Islámico reivindicó la responsabilidad del ataque, aunque no aportó ninguna prueba, informó Reuters. Los talibanes negaron la responsabilidad del atentado.

 

El ataque se produjo en medio de la escalada de los combates entre las fuerzas afganas y los talibanes, a pesar de que ambas partes están en conversaciones de paz. Las conversaciones se iniciaron con un acuerdo de paz firmado por los Estados Unidos y los talibanes en febrero, que allanó el camino para la eventual retirada de las fuerzas estadounidenses del país.

Amnistía Internacional informó el viernes que al menos 50 civiles han sido asesinados en la última semana a pesar de las conversaciones de paz en curso.

La Associated Press informó que nueve personas murieron en un ataque separado en el este de Afganistán el sábado, después de que una bomba al lado de la carretera golpeara una camioneta llena de civiles. Una segunda bomba al borde de la carretera mató a dos policías que se dirigían a la acción.

 

Continuar lectura

Ultimas Noticias

La OMS advierte a los hospitales que se enfrentan a la epidemia de COVID-19 en Europa

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido que los hospitales y las unidades de cuidados intensivos están trabajando casi o por encima de sus posibilidades en «demasiados países» mientras la epidemia de coronavirus sigue creciendo en toda Europa.

Se han introducido nuevas restricciones en todo el continente, ya que los países han tratado de hacer frente a una segunda oleada del virus, que está causando un número récord de casos.

En toda Europa, el número de infecciones desde la pandemia ha aumentado en más de 8,2 millones y más de 258.000 personas han muerto a causa del COVID-19.

Francia, que fue el segundo país de Europa occidental en superar el millón de casos notificados, amplió el toque de queda imponiendo a por lo menos 46 millones de habitantes restricciones adicionales que están actualmente en vigor.

Alemania ha alcanzado un sombrío hito, registrando más de 10.000 muertes por el virus, a primera hora del sábado, convirtiéndose en el sexto país europeo en hacerlo.

La República Checa y Bélgica se vieron particularmente afectadas por la segunda ola, que comenzó a engullir el continente en septiembre. Ambos países tienen tasas de incidencia de COVID-19 de 14 días de más de 1.000 casos por cada 100.000 habitantes.

La República Checa registró 15.250 nuevos casos el viernes, el mayor incremento diario de la historia.

También se registraron 126 muertes en una noche, lo que aumenta el número de muertes en el país hasta 1971.

Por temor a que el sistema de salud se viera desbordado, se construyeron hospitales militares de campaña en Praga y sus alrededores.

En el resto de Europa oriental, varios países han introducido nuevas medidas y las cosas están fuera de control.

El presidente polaco Andrzej Duda ha dado positivo para el virus, anunció el gobierno el sábado.

«Hay un aumento exponencial de los casos de COVID-19 en demasiados países, lo que lleva a que los hospitales y unidades de cuidados intensivos estén casi o por encima de su capacidad, y todavía estamos sólo en octubre», dijo el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, DIRECTOR DE LA OMS. El general en una reunión informativa el viernes.

En otras partes del mundo, los Estados Unidos registraron un número diario récord de casos de COVID-19, y el Proyecto de Seguimiento de Covid, citando datos de las autoridades sanitarias estatales locales, informó de 83.010 nuevos casos el viernes.

Se ha introducido un toque de queda en Europa
En muchos países europeos se ha introducido o se está considerando la posibilidad de introducir un toque de queda para tratar de hacer frente al aumento del número de casos.

Francia ha ampliado el toque de queda a otros 38 departamentos en los que las personas deben permanecer en sus casas entre las 21.00 y las 6.00 horas. Nueve áreas metropolitanas ya fueron reducidas la semana pasada.

«Tenemos que hacerlo», dijo Macron, ya que un nuevo récord de 42.032 casos positivos de COVID-19 fue reportado el viernes dentro de las 24 horas, dando un total de 1.041.075 casos confirmados desde que el brote comenzó en marzo.

«Noviembre será difícil», dijo el Primer Ministro Jean Castex el viernes, añadiendo que el gobierno podría tomar medidas más restrictivas.

Cientos de personas se enfrentaron a la policía en Nápoles, ya que la mayoría de los jóvenes protestaron contra la introducción de un toque de queda en la zona.

Además de la región de Nápoles, el toque de queda es válido en Italia en la región del Lacio, en la región de Roma y en Lombardía, en la región de Milán

En las dos ciudades principales de Grecia, Atenas y Salónica, hay un toque de queda desde el sábado.

Y en España, que es el primer país de Europa Occidental que supera el millón de casos, varias regiones han pedido al gobierno central que introduzca un toque de queda.

El deterioro de la situación en Europa del Este
El presidente polaco Andrzej Duda ha dado positivo por coronavirus, dijo el sábado el Secretario de Estado de Asuntos Exteriores. presidencia polaca, ya que Polonia se enfrenta a una pandemia agravada.

«Como era de esperar, el Presidente Andrzej Duda fue examinado ayer por la presencia del coronavirus. La prueba dio positivo. El presidente está bien», escribió Blazej Spychalski en Twitter.

Ante el repentino aumento de los accidentes, toda Polonia se encontraba el sábado en la «zona roja», que hasta ahora sólo afectaba a las grandes ciudades y sus alrededores.

Los restaurantes y las escuelas primarias estarán parcialmente cerrados y los estudiantes de secundaria y universitarios practicarán la educación a distancia. Se prohibirán las celebraciones de bodas y se limitará estrictamente el número de personas en las tiendas, el transporte y las iglesias.

En la vecina Eslovaquia, el toque de queda está vigente desde el sábado hasta el 1 de noviembre.

La suspensión parcial se ha establecido desde el sábado en Eslovenia, donde el Ministro de Relaciones Exteriores Anze Logar dio positivo para el coronavirus.

Continuar lectura

Mejores Noticias