Connect with us

Tragedia

Al menos 126 personas murieron en el colapso de la mina de jade de Myanmar 4000 trabajadores

Un deslizamiento de tierra en una mina de jade en el norte de Birmania mató al menos a 126 personas, y se teme que haya más muertos, dijeron las autoridades el jueves, después de que una pila de residuos mineros cayera en un lago y 4 se llevara a muchos trabajadores bajo el lodo y el agua.

Los mineros recolectaron piedras en el área de jadeíta de Hpakant, Kachin, el centro de la industria secreta de jade en Myanmar, cuando la «ola fangosa» los golpeó, después de fuertes lluvias, dijo la brigada de bomberos en Facebook.

A última hora de la tarde, los trabajadores de rescate habían recuperado 126 cuerpos, según el departamento, pero faltaban más.

«Otros cuerpos están en el barro», Tar Lin Maung, un funcionario local del ministerio de información, dijo a Reuters por teléfono. «Los números van a aumentar».

Los mortales desprendimientos de tierra y otros accidentes son comunes en las minas mal reguladas de Hpakant, que atraen a trabajadores empobrecidos de todo Myanmar en busca de gemas, principalmente para su exportación a China. Pero el accidente del jueves fue el peor en más de cinco años.

Cerca de 100 personas murieron en un colapso en 2015 que reforzó los llamados a regular la industria. Otras 50 murieron en 2019.

Muchos de los muertos son «recolectores de jade» independientes que escarban los residuos de la minería en busca de piedras preciosas que los grandes operadores pasan por alto. Una buena pieza de jade, con un valor de decenas de miles de dólares, podría transformar sus vidas.

Las imágenes de vídeo en los medios sociales mostraban a frenéticos mineros corriendo cuesta arriba para escapar mientras una altísima pila de residuos negros caía en cascada en un lago turquesa, produciendo una ola de barro similar a un tsunami.

Las fotos muestran filas de cadáveres tendidos en una colina cubierta con lona.

En una declaración publicada en línea el jueves por la noche, el comandante de las fuerzas armadas, el general superior Min Aung Hlaing, dijo que los oficiales militares continuarán sus esfuerzos de rescate.

«CORRAN
Maung Khaing, un minero de 38 años de edad de la zona que presenció el accidente, dijo que iba a tomar una foto de un incierto montículo de residuos, que parecía haberse derrumbado cuando la gente comenzó a gritar «¡corre, corre!»

«En un minuto, toda la gente de abajo (las colinas) desapareció», dijo a Reuters por teléfono. «Me siento vacío en mi corazón. Todavía tengo la piel de gallina… Había gente pidiendo ayuda en el barro, pero nadie podía ayudarlos.

Than Hlaing, miembro de un grupo de la sociedad civil local que ayudó en las secuelas del desastre, dijo que los asesinatos fueron de trabajadores independientes que buscaban residuos dejados por una gran empresa minera.

Dijo que unas 100 personas seguían desaparecidas y 30 estaban hospitalizadas.

Dijo que un funcionario local advirtió a la gente que no fuera a la mina el jueves por el mal tiempo.

«Las familias no tienen esperanza de compensación porque eran mineros independientes».

El gobierno de la ganadora del Premio Nobel Aung San Suu Kyi se comprometió a limpiar la industria cuando tomara el poder en 2016, pero los activistas dicen que poco ha cambiado.

Según datos gubernamentales publicados en el marco de la Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas, las ventas oficiales de jade en Myanmar en 2016-2017 ascendieron a 671 millones de euros (750 millones de dólares).

Pero el grupo de abogados Global Witness afirma que el comercio tiene un valor de miles de millones de dólares al año, los fondos dicen que están alimentando un conflicto armado entre las tropas del gobierno y los rebeldes de etnia kachin que luchan por una mayor autonomía para la región.

En un comunicado, el grupo calificó el incidente del jueves como una «tragedia evitable» y dijo que la administración de Suu Kyi no había implementado las reformas prometidas para frenar «las prácticas mineras ilegales y depredadoras». Un portavoz del gobierno no recibió llamadas de Reuters para hacer comentarios.

Advertisement
Clic aquí para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tragedia

Ambulancia deja una persona muerta en Tarija

La ambulancia que salió de Yacuiba hacia la ciudad de Tarija se volcó en la zona de Canaletas en el municipio de Entre Ríos.

Hecho que queda como saldo de la persona fallecida, es decir, el conductor del vehículo.

Según la policía, el jueves por la tarde el motorizado rodeó unos 40 metros en Canaletas.

Según el informe oficial, el vehículo pertenecía a la Caja de Servicios Viales y al promediar las 16:00 se registró el accidente que terminó con la vida del conductor que viajaba de Yacuiba a la ciudad de Tarija.

El accidente se produjo en el tramo Entre Ríos-Canaletas, probablemente por exceso de velocidad.

El cuerpo de S. N. S. H. (iniciales del nombre del fallecido) fue trasladado a la morgue del hospital de Entre Ríos.

Inicialmente se observó que la ambulancia llevaba pasajeros, pero esto no fue informado ni confirmado por la Unidad Operativa de Tránsito.

Según las fotografías, el vehículo quedó completamente afectado debido a la zona de barro.

 

Continuar lectura

Tragedia

Informe 14 hogares con tuberías de agua y dos anticongelantes destruidos tras las lluvias en Tiquipaya

Tras las fuertes lluvias caídas el domingo en Cochabamba, la Unidad de Gestión de Riesgos (UGR) de Tiquipaya y la Gobernación informaron de al menos 14 viviendas anegadas, cultivos dañados y miles de cabezas de ganado afectadas. También se encontraron daños en dos contradicciones y en un río disipador de taquiones.

El gerente de la UGR de Tiquipaya, Roberto Campero, informó que registraron 14 casas con agua, pero «que fueron mitigadas y apoyadas por la municipalidad y el gobernador para bombear el agua de esas casas». Se extendieron de 40 a 70 centímetros, dijo.

En la OTB Sirpita en Tiquipaya, la granja perdió 17.000 pollos y 10 personas afectadas que están bajo el cuidado de la municipalidad, dijo.

Mientras tanto, desde la Gobernación, informaron sobre algunos de los impactos de los cultivos y el ganado en el Sector 4 Esquinas, la frontera entre los municipios de Tiquipaya y Colcapirhua.

Río Taquiña

Campero añadió que como resultado de la lluvia, «se encontró que dos espaldas de la nueva obra del Ministerio de Medio Ambiente fueron destruidas en el río Taquiña».

Además, señaló, «se encontró que el segundo radiador lagunillas que la Gobernación hizo y que este año fue reconstruido también fue destruido».

Poco más de un año después del segundo desbordamiento del río Taquiña, se terminó recientemente el dragado de ese río y se reconstruyeron los dos radiadores que fueron destruidos posteriormente por la fuerza de la inundación.

La Gobernación, a través de la Secretaría de la Madre Tierra, está inspeccionando varios puntos de la Tiquipaya para evaluar la situación actual.

El titular de esta cartera, Edver Flores, acompañado por equipos de la Unidad de Gestión de Riesgos y Desastres, está recorriendo sectores cercanos a la cuenca del río Taquiña y varios municipios.

Continuar lectura

Tragedia

Al menos 37 fallecidos por el fuerte sismo en Indonesia

Al menos 37 personas perdieron la vida en un fuerte terremoto ocurrido el viernes en la isla Sulawese de Indonesia que provocó el derrumbe de varios edificios, entre ellos un hospital donde los rescatistas buscaban supervivientes.

El temblor de 6,2 grados de magnitud durante la noche dejó varios cientos de heridos y causó pánico entre los residentes de Célebes occidental, que ya ha sufrido un desastre aún mayor en 2018.

«Hemos extraído (de los escombros) 29 personas muertas», en las afueras de Mamuju, la capital de la provincia, dijo arianto, el jefe local de los equipos de rescate. Diez sobrevivientes fueron rescatados entre las ruinas, añadió, aunque no pudo precisar cuántas personas podrían estar aún atrapadas.

Otras ocho personas perdieron la vida en Majene, una ciudad de la región de Mamuju, dijo el jefe del organismo nacional de gestión de desastres.

En Mamuju, una ciudad de 110.000 habitantes, los rescatistas buscaban a más de una docena de pacientes y personal médico desaparecidos bajo los escombros de un hospital.

«El hospital está destruido. Se ha enrollado. Hay pacientes y prisioneros del personal del hospital entre los escombros y estamos tratando de evacuarlos». – Arianto le dijo a la agencia de noticias AFP.

Al menos un hotel se derrumbó con temblores y la sede del gobierno local sufrió graves daños, según los trabajadores de rescate.

El temblor de tierra con una magnitud de 6,2, según el Instituto Geofísico de los Estados Unidos (USGS), ocurrió el viernes a las 02H18 hora local (18H18 GMT del jueves). El epicentro estaba situado a 36 km al sur de Mamuju, a una profundidad significativa de 18 km, usgs especificados.

Las fotos muestran a los residentes huyendo en moto o en coche y conduciendo a través de techos de chapa colapsados y edificios dañados.

«Las rutas se rompieron y varios edificios se derrumbaron», dijo Hendra, un testigo de 28 años que vive en Mamuju. «Los temblores fueron muy fuertes (…) Me desperté y me escapé con mi esposa.»

Riesgo de réplicas
El organismo meteorológico y geofísico de Indonesia advirtió de la posibilidad de nuevos temblores e instó a los residentes a evitar la costa debido al riesgo de tsunamis.

«Las réplicas podrían ser iguales o más fuertes que (el temblor) de esta mañana», dijo Dwikorita Karnawati, jefe de la agencia.

Todo el mundo está «en pánico porque las autoridades nos han advertido que podría haber réplicas del tsunami», dijo Zulkifli Pagessa, un vecino de Mamuju, a la AFP.

Para el jueves, un temblor de magnitud 5.8 ya se había sentido en la región, sin dejar daños importantes.

Después del ismo del viernes, los deslizamientos de tierra rompieron el acceso a una de las principales rutas de la provincia. El aeropuerto local de Mamuju también fue dañado.

El archipiélago indonesio está en el «Cinturón de Fuego del Pacífico», una zona de fuerte actividad sísmica.

La región de Palu, en la isla de Sulawese, fue golpeada por un violento terremoto de magnitud 7,5 en septiembre de 2018, seguido de un devastador tsunami.

El desastre dejó más de 4.300 muertos y desaparecidos y al menos 170.000 desplazados.

En 2004 se registró otro terrible terremoto de magnitud 9,1 frente a las costas de Sumatra, que provocó un tsunami que mató a 220.000 personas en la región, unas 170.000 de ellas en Indonesia.

Continuar lectura

Mejores Noticias